Así como buscamos un buen colchón, una almohada que nos sirva es nuestra mejor opción para un descanso adecuado. Si en algún momento has despertado solo para sentirte adolorido de los hombros, o la espalda o el cuello, tal vez sea hora de que reemplaces tu almohada. Si al momento de dormir permites que tu cabeza, espalda y cuello estén bien alineados, ten la seguridad de que obtendrás un descanso apropiado.

La almohada adecuada hará eso por ti, te dará una postura recta alineando tu cuello con la columna. Su intención es que tu posición al dormir te permita relajar los músculos para que obtengas un descanso reparador. Sin embargo, ¿conoces la manera correcta de seleccionar la almohada adecuada? ¿Qué tipo es la más compatible con tus hábitos de sueño? No te preocupes más, nosotros te ayudaremos.

Lo más importante

  • La primer regla que debes de considerar para elegir la almohada adecuadas la posición en la que sueles dormir. La firmeza de la almohada está dada por el material o los materiales que la conforman. Es posible conseguir distintos materiales con distinta resistencia.
  • La longitud de tu almohada debe ser mayor que el ancho de tus hombros. Aquellas con una altura menor se recomiendan para los que duermen boca abajo o personas de poco peso. Las de mayor altura se refieren para los que duermen de costado y para los que duermen boca arriba las de altura intermedia.
  • En el caso de almohadas con diseños particulares, como las almohadas de tipo cervical, están destinadas a personas con problemas específicos. Así como las que se usan en el embarazo.

Ranking: Las mejores almohadas del mercado

Contar con una buena almohada te permitirá tener el sueño de calidad que necesitas para descansar de forma apropiada. Debes tener muy presentes tus necesidades al dormir, así como tu estatura y complexión física para que puedas escoger la almohada ideal para ti. Pensando en ayudarte a que tomes la mejor decisión, hemos realizado la siguiente lista con nuestros cinco modelos favitos de almohadas.

No. 1: Luuna Memory Foam.

Hecha con MemoryFoam, material pensado en que se adapte a tus necesidades y tus medidas, no importa si duermes de lado o boca abajo. Su altura es ajustable a cualquier posición ya que puedes quitar las capas de relleno hasta encontrar la altura deseada. Su suavidad te da un balance perfecto entre soporte y descanso. Es una marca 100% Mexicana.

Su funda está hecha de fibra de bambú, la cual permite más flujo de aire, manteniendo la almohada fresca. La funda es lavable a mano y en lavadora. Tiene un certificado Certipur-US, que mide la calidad de las espumas. La marca Luuna ofrece un periodo de prueba de hasta 30 días asegurando que si no te encanta, la puedes devolver sin costo.

No. 2: Almohada Sleep Inovations.

Se ajusta a tu sueño, se ajusta a tu vida. Su diseño ortopédico permite la alineación adecuada de la columna, hecha con espuma de memoria se ajusta al contorno de tu cuerpo para que tus músculos reposen mejor y se relajen más. Distribuye el peso para evitar los puntos de presión dolorosos. Su funda de terciopelo puede quitarse para limpiarse.

El relleno de espuma es un material hipoalergénico, el cual disminuye la incidencia de alergias causadas por los ácaros. Con unas medidas de 52.8×36.1×12.2 cm se ajusta a los que duermen de costado o boca arriba. Te permite tener un sueño más profundo para que al despertar te olvides del dolor o la rigidez tanto de cuello como la espalda.

No. 3 : Concord Almohada Ultrafresh Estandar.

Hecha 100% de microfibra, no guardar malos olores o humedad, evita las reacciones alérgicas y reduce la cantidad de ataques de asma. Pueden lavarse en maquina o mano. Se adapta perfecto a la forma de tu cuerpo, dándote descanso sin igual. Estilo hotel te ofrece confort y ligereza a la hora  de dormir. Esta marca te ofrece una oferta de 2×1.

Que no te engañe su precio. Su diseño ergonómico y terapéutico te permite reducir el dolor de espalda y cuello, ayudando además a disminuir la rigidez muscular. Su microfibra no se endurece con el tiempo, cuidando de esta manera su firmeza y comodidad. Empresa 100% mexicana dedicada a la venta de blancos para el hogar y el descanso desde 1959.

No. 4: Classic Brands Almohada Cool Gel.

La perfecta combinación entre Memory Foam y Cooling Gel, te permite un descanso perfecto mientras te mantiene fresco al dormir, sobre todo en noches calurosas ya que disipa el calor y promueve el flujo de aire. Mide 40.6 x60.9 x 12.7 cm, para mantener tu cuello y tu cabeza en una posición óptima durante la noche. Funda de felpa antimicrobiano.

Por su tamaño se adapta a cualquier persona sin importar si duermen de lado, boca abajo o de espaldas. Su funda tejida es natural e hipoalergénica evitando la humedad y haciendo la almohada más higiénica. Gracias a su tecnología Cool Pass que la hace transpirable y mantiene la frescura. Puedes incluso llevarla de viaje ya que no se deformara.

No. 5: Save&Soft Memory Ortopédica.

Su espuma al ser material libre de látex te evita reacciones alérgicas, además de que la hacen transpirable. Cuenta con cojines de gel que mantienen tu cabeza y cuello frescos, en especial en climas cálidos o húmedos. Diseño que te da el exacto balance entre confort y firmeza, siendo suave para descansar tu cabeza y aún así conservar su forma.

Se recomienda en personas con enfermedades como artritis o lesiones deportivas. Capaz de estar fresca por 8 horas seguidas, Su funda de bambú está adicionada con aloe vera, un calmante que te permite dormir toda la noche. Además de ser fácil de lavar a mano. pesa unos 1.5 kg, en color blanco estándar. puede ser usada como almohada de viaje.

Guía de compra: Lo que debes saber de las almohadas

Primero debes comprender que la almohada no solo es una pieza más de la cama. Es muy probable que si estas sufriendo de problemas al dormir o te levantas más cansado que antes de acostarte, necesites renovar tu almohada. Por lo cual no debes hacer tu elección de manera apresurada, así que nos hemos tomado la libertad de compilar la siguiente guía.

Debes tener en mente que una buena almohada puede ser la diferencia entre una buena o mala noche de sueño. (Fuente: Puhhha: 46115646/ 123rf.com)

¿Qué es una almohada?

Las almohadas son una aditamento de consistencia esponjosa donde se apoya la cabeza al momento de dormir. Esta se coloca en la cabecera del colchón, donde se le coloca una funda acorde con la ropa de cama. Se encarga de mantener la columna alineada con la cabeza, siendo un soporte para la curvatura del cuello y ayudando a relajar los músculos evita que estos se tensen.

foco

Usar una almohada de calidad permite disminuir el estrés en los músculos del tronco, permitiendo un sueño de calidad. Actualmente existen diversos tipos de almohadas con una variedad de materiales y formas.

¿Qué tipos de almohadas existen?

Por lo general, solemos escoger almohadas basados en el precio o si su tamaño encaja con el colchón. Pero en realidad es un gran error, debido a que muy probablemente no estés familiarizado con los distintos modelos de almohadas y sus diversas funciones. Ya que actualmente se ofertan almohadas para todo tipo de necesidades.

Es por eso que podemos encontrar almohadas de fibras tanto naturales como sintéticas, de consistencia firme o esponjosa, entre otros. Así que más adelante te exponemos los diversos modelos de almohadas disponibles en el mercado junto con sus características más relevantes para que te sea más fácil elegir.

Tipo Materiales Ventajas Inconvenientes Características
Viscoelástica Material espuma sintético. Se acoplan a la curvatura del cuerpo. Algunas tienden a ser más rígidas y calientes.
Deben lavarse únicamente a mano.
Las hay en diferentes tamaños.
Ciertos modelos contienen materiales que disipan el calor.
De fibra Principalmente de fibras sintéticas como el poliéster. Pueden lavarse en máquina. Más económicas e hipoalergénicas. Tienden a deformarse perdiendo la firmeza.
Las fibras pueden deteriorarse.
Precios más accesibles.
Las fibras mullidas son de silicón e hipoalergénicas.
De gel Viscoelásticas pueden contener látex.
Tienen una capa media generalmente de gel.
Más frescas.
Durables.
Precios ligeramente más elevados.
No deben lavarse.
Requieren de un funda antitranspirante.
Recomendadas para climas más calurosos.
Anatómicas Viscoelástica. Proporciona una postura adecuada permitiéndote relajarte.
Mejoran la circulación. Distribuyen el peso equitativamente.
Las cuadradas se recomiendan para los que duermen boca arriba.
Puede tomar tiempo adaptarse a su diseño.
Resultan muy rígidas.
Más funcionales en personas con lesiones de cuello o cervicales.
De plumas Plumas de ganso, plumón o una combinación de estas. Formas más maleable. Ligeras.
Más frescas.
No usar en caso de afección en cervicales o propensión a alergias.
Necesitan lavado en seco. Son más frescas.
De látex Látex puro o mezclado con viscoelástica. Dan un soporte excepcional en cuello y cabeza. Confortables.
Disminuyen el dolor en la espalda.
Algo rígidas.
No deben ser lavadas. Pueden desarrollar mal olor (no tóxico).
Mullidas con soporte en columna cervical.
Textura agradable.
Muy moldeables.

¿Qué es la viscoelástica?

El recubrimiento viscoelástico o relleno viscoelástico, es un elemento  originalmente diseñado por la NASA con la final de disminuir la presión que ponían los trajes espaciales sobre el cuerpo de los astronautas,  haciéndolos más confortables durante el lanzamiento. Tiempo después se ha utilizado en la industria textil para fabricación tanto de artículos del hogar como automóviles.

Su uso es tan amplio que va desde el ámbito hospitalario en el diseño de prótesis hasta instrumentos de cama como almohadas y colchones. Aditamentos necesarios en el caso de personas que requieren permanecer en cama o con problemas de columna vertebral, disminuyendo la presión sobre la columna cervical y lumbar. Mientras se acoplan a las curvaturas del cuerpo.

Es necesario que no prestes únicamente atención a marcas o reseñas a la hora de elegir tu almohada. (Fuente: Daria Minaeva: 43933317/ 123rf.com)

¿Qué materiales debo elegir?

En la actualidad la mayoría de opciones en modelos de almohadas se encuentran compuestas de material viscoelástico. compartiendo su adaptabilidad solo con las de látex. En el caso del látex su principal inconveniente son las reacciones alérgicas y pueden llegar a acumular ácaros u hongos sin el cuidado adecuado.

En el caso de que seas propenso a las alergias, te recomendamos una del tipo viscoelástica o sintética, debido a que no solo el látex, sino también las plumas son altamente alergénicos. Y en caso de que tengas problemas en la columna, opta por el gel o la viscoelástica, que al ser más densas incrementan tu descanso, gracias a que te ofrecen más soporte.

¿Qué tipo de almohada es mejor para mí?

Como sucede de manera frecuente, lo que es adecuado para otros puede que no lo sea para ti. Y no solo hablando de colchones sino de igual manera las almohadas. Siempre debes tomar en cuenta tus hábitos al dormir. Te recomendamos además evitar guiarte solamente por reseñas de otros compradores o ciertas marcas. Hay una gran variedad de modelos de almohadas con características excelentes que se adaptaran a tus necesidades.

A continuación te presentamos un listado enfocado en las distintas posturas al dormir, esperando que te sea de ayuda para elegir tu almohada ideal:

  • Si duermes de lado: Nuestra recomendación es una almohada más voluminosa. Manteniendo de esta manera tu cuello alineado con tu espalda. Ya que si tu cuello se encuentra inclinado esto te predispone a lesiones articulares a largo plazo.
  • Si duermes boca abajo: Necesitarás una almohada más delgada, moldeable y suave. Debido a que la altura necesaria para mantener tu cuello alineado con tu columna es menor. Pero es necesario mencionar que dormir con el cuello rotado, no es una posición adecuada.
  • Si duermes boca arriba: En estos casos opta por una almohada con altura media. Ya que debes elevar la altura de tu cuello pero en menor medida comparado a los que duermen de costado.

¿Cómo sé cuál es mi talla de almohada?

Hasta hace algunos años, todas las almohadas se fabricaban en medida estándar modificándose para ajustarse al tamaño del colchón. Posteriormente se les clasificó como curas o blandas. En algunos casos tendían a modificar su diseño por razones ergonómicas o por estética. Pero hoy en día contamos con factores anatómicos que nos permiten elegir la adecuada.

La talla o longitud de tu almohada se basa en tres características principales: el ancho de tus hombros, la posición en la que sueles dormir y la densidad que precisas o deseas. La manera más simple de saber tu talla de almohada es recostarte sobre una lo más delgada posible y añadir altura con toallas hasta que te encuentres en una posición que te sea cómoda. Una vez hecho esto, mide su ancho y listo, tendrás la elevación perfecta.

Anteriormente las almohadas tenían medidas estándar que solo variaban en función del tamaño del colchón. (Fuente: Lightpoet: 50640652/ 123rf.com)

¿Es mejor una almohada viscoelástica o una de plumas?

Aquella almohadas fabricada con material viscoelásctico suelen distinguirse de la demás debido a la espuma que las conforma. La cual se adapta a la curvatura natural del cuerpo, adaptándose al cuello y la espalda principalmente. Se recomiendan en personas con alteraciones en la columna. Pero si sueles dormir de costado te serán molestas.

En el caso de las rellenas con plumas o plumón, por lo general carecen de estabilidad. Más recomendadas para los que duermen boca abajo. Por el contrario, no se recomiendan del todo si duermes boca arriba, pero su suavidad las hace compatibles con casi cualquier posición. Pueden ser algo calientes, aunque son bastante ligeras y resistentes. ¿Tienes duda sobre la calidad de las fundas? En el siguiente apartado te mencionamos las diferencias entre las fundas naturales y sintéticas.

Tipo Ventajas Inconvenientes
Viscoelásticas Se amoldan más fácilmente a las diferentes complexiones. Hechas con materiales hipoalergénicos.
Bastante comunes en el mercado.
Pueden ser lavadas.
Excelentes para aquellos con problemas musculares o articulares.
Su consistencia las hace más rígidas.
Poco aconsejables para los que duermen de costado.
Precios más elevados.
Plumón De consistencia más liviana.
Su adaptabilidad las hace adecuadas para una gran variedad de posiciones al dormir.
De textura acogedora.
Su disposición las hace más maleables.
Permanecen frescas por más tiempo.
Pueden desencadenar reacciones alérgicas.
Mantenimiento más delicado.
Poco recomendadas en caso de alteraciones musculares o articulares.

¿Cómo cuido de mi almohada?

Al cuidar adecuadamente de tu almohada no solo te permite aprovecharla al máximo, sino que también con esto prolongarás su vida útil. Siendo de conocimiento general la necesidad de orear tu almohada con cierta periodicidad. Además es necesario intercambiar el lado que usas para evitar su deformidad, o que guarde humedad y se manche. siempre debes protegerla con alguna funda. Dependiendo del material con el que están fabricadas, cada modelo de almohada requiere cuidados distintos. A continuación te mostramos algunos ejemplos:

Tipo almohada Cuidados
Fibra Deben ser lavadas en lavadora.
Cubrir con tela de colores similares.
Evitar exprimir para que no pierda su forma.
Colocarlas en el ciclo delicado.
Evitar el centrifugado.
Lavar por separado.
Viscoelástica No se deben lavar, debido a que pueden romperse y es casi imposible secarlas.
Es necesario considerar las recomendaciones del fabricante.
La funda debe de lavarse con frecuencia.
Colocar una cubierta protectora que sea transpirable.
Airear diariamente.
Limpiar con aspiradora mínimo cada 2 semanas.
Intercambiar lados con frecuencia.
Látex Requiere cuidados similares a las de material viscoelástico.
Gel y anatómica Mismos cuidados que la viscoelástica.
No intercambiar lados o por el contrario, los efectos del gel se perderán.
Plumas Lavar cuando menos una vez al año.
En caso de manchas, remojar en agua oxigenada con vinagre por una hora.
Si utilizas secadora puedes introducir una pelota de tenis para darle un extra al proceso de secado.
Lavar en ciclo delicado con detergente líquido.
Jamás usar suavizante de telas, puede dañar las plumas.
Secar a la intemperie sin colgar.

¿Cada cuánto debo cambiar mi almohada?

Las almohadas pueden tener una vida útil de hasta cinco años, con los cuidados adecuados. Pero también debemos considerar los materias que la conforman y la calidad de estos. puede haber aquellas que te duren décadas, mientras otras requieren ser reemplazadas cada dos años. Si las cuidas de la manera indicada y las proteges con fundas adecuadas, podrás prolongar su vida media.

Tomando en cuenta lo anterior, lo mejor es reemplazar tu almohada cada dos años más o menos. En especial debido a que, después de este lapso de tiempo, su forma se haya alterado de manera definitiva o tenga ácaros prácticamente imposibles de quitar. Pero, en el momento en que dejes de sentirte cómodo con ella, deberás cambiarla sin importar el tiempo que tenga.

foco

¿Sabías que la palabra almohada tiene sus orígenes en el término árabe “al-mukhádda? Este significa mejilla, por lo que las almohadas son donde “reposamos las mejillas”.

¿Cuál es la mejor almohada para el dolor?

No usar una almohada para dormir o usar una con altura errónea, te provocará dolor de espalda o en el cuello. Pero en el caso de que ya tengas este tipos de problemas, es recomendable que uses una almohada que te de soporte en estas áreas, si llegar a ser muy rígida. Las fabricadas con material viscoelástico, en caso de dolor articular o muscular serán siempre tu mejor opción.

Este tipo de almohadas se ajustan a tu complexión. De la misma manera, disminuyen la presión distribuyéndola por toda la superficie, permitiendo que tus músculos se relajen. Estas son las que se denominan “de memoria” o “memory foam”, debido a que cuando eliminamos la presión ejercida, sus fibras recuerdan su posición original sin deformarse. Cuentan con una consistencia y resistencia mediana, proporcionando un descanso adecuado.

¿Es conveniente dormir con una almohada entre las piernas?

La postura no debe de cuidarse solamente al momento de estar sentados o al caminar, esta debe mantenerse de igual manera al momento de dormir. Cuando dormimos nuestro cuerpo entra e estado de reparación, motivo por el cual dormir es tan importante y además debemos hacerlo correctamente. Dejando de lado la posición en la que duermes, siempre es necesario mantener la columna vertebral alineada.

Si eres de los que gustan de dormir sobre un costado, te beneficiaras de colocar una almohada entre tus piernas, con esto evitaras lesiones en las articulaciones y te permitirá descansar mejor

 

El uso de este tipo de almohadas reduce la presión que causa el peso de la pierna superior sobre la inferior, y de igual manera disminuye la presión sobre la cadera y la espalda baja, alineando mejor la columna vertebral.

¿Cómo se usa una almohada cervical?

Este modelo de almohadas están diseñadas principalmente para personas con problemas a nivel de cuello o espalda. Pero es necesario saberlas usarlas si quieres gozar de sus beneficios. De esta manera es necesario que coloques tu cabeza sobre la almohada asegurando que tus hombros se apoyen directamente sobre la cama.

Sería perfecto que tu cuello y espalda quedarán alineados correctamente, manteniendo su posición natural, y evitando potenciales daños. El único posible inconveniente es que necesitas dormir boca arriba para funcionar correctamente.

Criterios de compra

En el caso de las almohadas, se consideran un aditamento de vital importancia para conseguir un descanso significativo. En la actualidad, y gracias a las nuevas tecnologías, encontrarás un sin fin de modelos disponibles; como las de látex, las viscoelásticas o cervicales. Antes que nada, debes prestar atención al siguiente apartado donde te presentamos algunos criterios a considerar.

  • Material
  • Medidas
  • Postura
  • Diseño
  • Funda
  • Individual o de matrimonio

Material

Todas las ventajas que puede darte una almohada dependerán del tipo de material con el que esté hecha, desde la calidad hasta cómo responde a tus necesidades. En la actualidad las almohadas de viscoelástico tienen una gran demanda, debido a que son bastante resistentes y confortables, te brindan alivio en caso de dolor ya que son ergonómicas.

Los materiales más usados hoy en día (y los más demandado) son las fibras sintéticas y la de material viscoelástico.

Si eres del tipo tradicional entonces te recomendamos las almohadas de plumas o plumón así como las de fibras tanto sintéticas como naturales. Las de fibras sintéticas son recomendables en el caso de personas propensas a reacciones alérgicas, además de que son más accesibles. O si necesitas un material resistente pero a la vez suave, tu opción serán las de látex aunque sus precios son más elevados.

Si cuidas tu almohada de la manera adecuada esta puede serte útil hasta por cinco años. Pero definitivamente también dependerá de la calidad de sus materiales.. (Fuente: Dolgachov: 71148969/ 123rf.com)

Medidas

Después de los apartados anteriores, seguro te diste cuenta que el tamaño de tu almohada no solo se relaciona con el tamo de tu colchón. A pesar de que hace unos años así era, actualmente existen almohadas con distintas alturas, dependiendo  de tus necesidades y considerando tu complexión física y la posición en la que usualmente duermes.

Existen algunos modelos más actuales de almohadas, que te permiten regular la altura al intercambiar algunas capas de su contenido. Haciéndolas excelentes para personas con problemas en la espalda o el cuello. Sus precios son más elevados, pero si nunca duermes en una sola posición, estas almohadas son para ti.

foco

Siempre ten en cuenta que la mejor almohada es aquella te permite mantener alineado el cuello con la columna vertebral.

Postura

Tu posición al dormir determinará el tipo de almohada más adecuado para ti. En este caso, si te gusta dormir boca abajo, te recomendamos optar por una de plumas o plumón, debido a que son más delgadas y moldeables. Si por el contrario, duerme sobre tu espalda, las almohadas de tipo cervical  o en gel, son tu mejor opción.

En el caso de las fabricadas con viscoelásticas o látex, al tener una mayor consistencia, te serán más confortables para dormir boca arriba. En el caso contrario las fabricadas con fibras son más maleables y de adaptan a tu cuerpo en cualquier postura que decidas adoptar. Toma nota de tus hábitos de sueño y elige la almohada que se acomode a tus necesidades.

Si duermes sin almohada o esta es de una altura incorrecta, es más probable que te predisponen a dolores musculares. (Fuente: Subbotina: 30286412/ 123rf.com)

Diseño

En este caso podemos decir que casi el 90% de las almohadas existentes manejan un patrón estándar con respecto a su forma.  Sin embargo algunos son los casos donde el diseño está pensado para ajustarse a ciertos padecimientos médicos, musculares o articulares en espalda o cuello. Si necesitas alguno de estos diseños, ten bien pendientes tus exigencias.

El diseño que quieras, tendrá que adecuarse a la posición en la cual sueles dormir. Sabes que no puedes tomar la decisión de manera inmediata, si no que tienes que estar seguro que dicha almohada se ajusta a tu patrón de sueño.

Funda

Este es otro de los elementos que no debes de olvidar. En su mayoría las almohadas suelen incluir una cubierta fácil de lavar. Las de material viscoelástico viene con una cubierta protectora que deberás lavar de manera regular. Estas fundas por lo general están hechas con fibras de áloe vera o bambú. Solo asegúrate de que es removible y puede lavarse.

En el momento de elegir alguna almohada necesitas revisar el material o los materiales que conforman la funda o el recubrimiento de la almohada. Asegúrate de que sea antiácaros e hipoalergénico. Ambas de estas características te serán de utilidad en caso de que sufras algún problema respiratorio o seas propenso a las alergias.

Individual o de matrimonio

En el caso de que duermas solo, sin importar el tamaño de la cama, el tipo de almohada que necesitas es algo obvio, debido a que no debes preocuparte por los movimientos de tu pareja al dormir. La desventaja de compartir almohada es que no te es posible elegir basándote en tus necesidades el material o la altura.

Y si alguno de los “usuarios” suele moverse durante la noche, con seguridad puede incomodar a la otra persona. Debido a esto, es casi una regla no escrita que ambas partes cuenten con una almohada personal, evitando de esta manera malos entendidos o problemas médicos posteriores.

Algunos modelos de almohadas se ajustan a las curvaturas de nuestro cuerpo, mientras disminuyen la presión en puntos dolorosos relajando tus músculos. (Fuente: Rido: 53545360/ 123rf.com)

Resumen

Las almohadas han dejado de ser simples objetos donde apoyamos la cabeza al dormir. Si tenemos el cuidado de elegir adecuadamente, nuestras noches de sueño ya no serán las mismas, pues descansaremos de manera adecuada y evitaremos dolores musculares tanto en espalda como en el cuello. Estos aditamentos nos permiten mantener alineada la columna vertebral, permitiendo que tengamos un sueño adecuado y libre de estrés.

De la manera en que lo hemos comentado a lo largo de este artículo, elegir la almohada ideal requiere de analizar una serie de circunstancias, como tu posición al dormir, si sufres de alguna condición médica o no, los materiales que la conforman y los cuidados que requiere. Toma los consejos anteriores y elegir uno de estos aditamentos te será más sencillo.

En caso de que este artículo haya sido de tu agrado, déjanos un comentario o compártelo en tus redes sociales.

(Fuente de la imagen destacada: Belchonock: 32985619/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

SINCABLE
SINCABLE

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
27 Voto(s), Promedio: 4,50 de 5
Loading...
4.5 27