Años atrás el método Montessori sólo era conocido entre las personas que trabajan en el mundo de la educación, pero hoy en día, los padres son quienes están en búsqueda de este método. Y, cómo no iba a suceder si es un método que ha alcanzado hasta los dormitorios de los pequeños, llegando en forma de las muy conocidas camas Montessori.

Es innegable que las horas de sueño de los bebés son muy cortas y débiles, esto hace que la falta de descanso desate llantos incontrolables. Es por eso, el continuo interés de los padres por dar solución a este problema. Pues, una solución serían las camas Montessori que dan un estilo de vida en el que prima la autonomía.

Lo más importante

  • El descanso de tus hijos es primordial. Un buen descanso los ayuda a estar más activos durante el día y fomenta el desarrollo de sus capacidades en los primeros años de vida.
  • El elegir una cuna o cama adecuada para nuestros hijos es fundamental. Las camas Montessori, con un diseño bajo prácticamente a ras de suelo, son una opción cada vez más utilizada.
  • Antes de adquirir una cama Montessori debemos tener claros aspectos como el espacio, materiales y el modelo que buscamos.

Ranking: Las mejores camas Montessori del mercado en México

No. 1: Casa de sueños – Cama Montessori KIT Mobiliario

Hecho con madera de Álamo importado, esto te indica que es un producto de alta calidad y te va a durar mucho tiempo. Cuenta con un acabado natural, ya que está hecho de madera natural, esta misma se le colocó barniz ecológico, por lo tanto, estas cuidando del planeta, pero a la vez de la salud de tu hijo. Es tu opción Montessori.

Tiene un tamaño adecuado para un colchón matrimonial, pues sus medidas son de 199.6 cm de largo por 138.5 cm de ancho y una altura de 80 cm. Además, viene con una estructura que da forma de casa, la cual tiene como medidas 202 cm de largo por 111 cm de ancho y 180 cm de alto, no te preocupes, trae sus instructivo y es fácil de armar.

No. 2: KIT Cama Montessori – Individual Infantil

Si buscas cuidad del planeta, esta es tu opción, ya que está hecho con madera de Álamo, lo que hace que tu nueva cama tenga un acabado muy natural. Además, olvídate de barniz tóxicos, pues esta cama tiene un barniz ecológico, lo que significa que es seguro para tu hijo. Nunca antes una cama había sido tan segura y aporta autonomía.

Dentro de su paquete viene un sistema de armado fácil, por lo que no tendrás que ser un experto en madera para poder montarlo. Podrás colocarle patas cuando tu hijo ya haya crecido lo suficiente. Su tamaño es individual, pues sus medidas son de 199 cm de largo por 100 cm de ancho y 60 cm de ancho. Solo falta que decidas.

No. 3: NACEO – Carpa Tipi Plegable

La carpa de este tipo está hecha de algodón, lo que hace que tu hijo pueda estar fresco en su interior. Sus postes de la tienda están hechos de madera de pino resistente y están libres de olores químicos y sustancias nocivas. Si buscas diversión, seguridad y que sea amigable con el planeta, esta es tu opción. Solo es cosa de que decidas.

La puedes armar y desarmar las veces que gustes, ten en cuenta que te incluye la tela del tipi y los 8 postes para formar la tienda. Es adecuado para un colchón tamaño individual, ya que las medidas de la tienda son de 120 cm de ancho por 120 cm de largo y 150 cm de altura. Además, la tienda cuenta con dos ventas, dando mayor seguridad.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre la cama Montessori

Ahora bien, en la actualidad son muchos los padres que se deciden por usar una cama Montessori, cabe decir que este artículo de puericultura todavía resulta desconocido para muchos. Además, teniendo en cuenta la importancia que tiene la compra de cualquier producto para nuestros hijos, es normal que surjan dudas. Hoy respondemos a las dudas más frecuentes.

Las camas Montessori están diseñadas para favorecer la autonomía y la independencia de los peques. (Fuente: Oksana Kuzmina: 34451045/ 123rf.com)

¿Qué es una cama Montessori y qué ventajas tiene?

Es conveniente el aclarar de qué se trata o en qué está basado este método que hoy en día se encuentra en boca de todos. Pues bien, el método Montessori constituye una forma de crianza que se centra, principalmente, en fomentar la autonomía y la independencia de los más pequeños de la casa.

Por lo tanto, una cama Montessori sería toda aquella que permite al niño poder moverse de forma autónoma en ella, incluso que salga y entre de la misma por sí solo en cuanto comience a aprender a gatear. Este tipo de camas te ofrecen numerosos beneficios, tanto para la salud como para el desarrollo de los niños:

  • Su diseño favorece la autonomía y la independencia de los peques.
  • Son muy seguras pues su posición es muy cerca del suelo.
  • Obligan a mantener una postura correcta.
  • Estimulan el desarrollo cognitivo y de las capacidades motrices.
  • Dan libertad para descubrir el mundo que les rodea.

Es evidente el motivo por el cual las camas Montessori han poblado la mayoría de los dormitorios hoy en día. Por si fuera poco, estas camas están diseñadas de tal manera que la propia cama va creciendo a la vez que nuestros hijos, respetando las diferentes etapas por las que irá pasando. Más adelante veremos cómo ocurre.

Es recomendable que la ubicación de la cama permita a tu bebé ver toda la habitación. (Fuente: Katarzyna Białasiewicz: 114496705/ 123rf.com)

¿Qué tipos de cama Montessori existen?

Principalmente, toda cama Montessori debe darle libertad al niño, pues de esto se trata el método. Existen camas Montessori de muchos tipos y para todos los gustos. De esta manera, nuestro hijo se sentirá cómodo en ella y podrá disfrutar al máximo en uno de los lugares en los que pasan más tiempo cuando son pequeños. Veamos los principales:

  • Cama Montessori Kutuva: Es muy cómoda, pues permite al niño entrar y salir por los lados con toda libertad. Además, se fabrican con medidas personalizadas.
  • Cama Montessori con estilo litera de Ikea: La mejor opción cuando hay más de un niño en un cuarto. El mayo va a la cama superior, y el más pequeño se queda en la cama inferior.
  • Cama Montessori baja: Son muy parecidas a las camas de adulto, pero más bajas, ideales para los niños que ya saben salir y entrar sin problema de una cama.
  • Cama Montessori estilo casita: Son muy creativas y ayudan a la creatividad del niño. Cuentan con una estructura en forma de casa de la se pueden colgar múltiples accesorios.
  • Cama Montessori estilo tipi: Están muy de moda. Como su nombre indica, tienen forma de tipo indio. Por supuesto, bajo el colchón se coloca una línea de láminas de madera.

Ten presente que la elección de uno u otro tipo de cama va ir regida, desde luego, por la etapa de crecimiento del niño. Una vez que tenemos esto claro, podremos escoger entre la amplia variedad de modelos diferentes que existen. Una gran ventaja de todos estos tipos es que se pueden personalizar.

Las camas Montessori les aporta mucha libertad a los niños para que ellos puedan descubrir el mundo que les rodea. (Fuente: Anna Bizoń: 42017392/ 123rf.com)

¿Qué cama Montessori es mejor para cada edad?

Hasta ahora sabes que el método Montessori busca darles libertad a los niños, de forma que el niño vaya disfrutando de cada etapa de crecimiento. Y, como ocurre con el resto de artículos de puericultura, la cama también tendrá que ir evolucionando. Lo veremos más claramente en la siguiente tabla:

Etapa de crecimiento Tipo de cama Montessori ¿Por qué?
Primeros meses Colchón en el suelo o de colecho. Para que el bebé se sienta acompañado pero a la vez libre.
Cuando ya gatean Cama baja. Les permite subir y bajar de ella con total libertad.
Cuando caminan con soltura Cama ligeramente elevada. Se adapta a su tamaño y sus nuevas capacidades.
Más mayores Cama estilo casa o tipi. Fomentan su imaginación y les permite jugar.

Te sugerimos que tu hijo sea quien marque el ritmo de la transición entre tipo de cama otra, dependiendo de sus diferentes etapas. Nosotros simplemente pondremos a su disposición todos los medios posibles para que se desarrolle y descubra el maravilloso mundo que le rodea. Así, la cama Montessori se convertirá en un lugar en el que le gustará pasar su tiempo.

¿Cuál es el mejor lugar para colocar la cama Montessori?

Evidentemente, cada hogar es un mundo y se van a organizar de acuerdo a sus gustos, por lo tanto, será difícil dar una pauta como tal, pero lo que sí podemos hacer es dar algunos consejos o indicaciones sencillas para elegir la ubicación de la cama Montessori. Como verás, todas ellas van dirigidas a la comodidad del niño. ¡Toma nota!

  • Una vez que el bebé empiece a gatear, es importante que haya un espacio lateral accesible por el que pueda subir y bajar de la cama de forma libre.
  • Trata de ubicar la cama de tal forma que permita a nuestro hijo ver toda la habitación.
  • Si estando acostado puede ver la puerta, mejor que mejor.

Tal vez, estos tres consejos sean muy simple, pero, ten por seguro que, influyen en gran parte en la sensación de comodidad y seguridad que el pequeño tendrá cuando esté en la cama. Si los tenemos en cuenta, garantizamos que la ubicación elegida será la correcta. También, por supuesto, cuando el niño crezca, podemos preguntarle dónde le gustaría colocar su cama.

María MontessoriPedagoga

“Nadie puede ser libre a menos que sea independiente; por lo tanto, las primeras manifestaciones activas de libertad individual del niño deben ser guiadas de tal forma que a través de esa actividad el niño pueda llegar a la independencia”.

¿Qué tiene de especial una cama Montessori?

Esta respuesta ya medio la sabes, las camas Montessori se caracterizan por dar al niño la independencia y autonomía suficiente para subir y bajar de la cama desde el momento en que gatea. Además, su diseño es divertido y permite que el pequeño desarrolle la imaginación y la creatividad.

Una parte fundamental a conocer de estas camas es sin duda del tipo de material con que están hechas, la mayoría usan madera. Esto resulta muy positivo para nuestros hijos, tanto a nivel de salud, ya que no contienen compuestos tóxicos o nocivos, como a nivel de resistencia, lo que aumenta su durabilidad.

¿Es segura la cama Montessori?

Es normal que a todos nos preocupe la seguridad de los más pequeños de la casa y, seguido, nos cuestionamos si la libertad que otorga la cama Montessori pudiera llegar a ser peligrosa. Pues no podemos estar más equivocados. Lo cierto es que, sobre todo cuando son más pequeños, el hecho de que esté en el suelo es una gran ventaja.

Aunque, por seguridad deberemos hacer ciertos cambios, a modo de ejemplo, colocar una alfombra que rodee la cama. De esta forma, si el bebé gatea y sale de ella, seguirá en una superficie completamente segura. Eso sí, el uso de este tipo de camas requiere de una atención extra por parte de los padres en todo momento.

¿A partir de qué edad se puede utilizar una cama Montessori?

Algunos expertos en el tema sugieren usar la cama Montessori desde que el bebé tiene entre dos o tres meses de edad, sin embargo, no hay un parámetro establecido. Lo bueno de esto es que las camas se pueden adaptar al crecimiento y a las diferentes etapas del niño. De hecho, esta versatilidad es una de sus grandes ventajas.

Algunos padres deciden usar las camas Montessori antes de tener que hacer la transición entre cuna a cama “de adulto”. El diseño de estas camas permite que dicha transición sea mucho menos radical. Respecto a la edad máxima de uso tampoco hay nada escrito. Hay camas con este estilo que se pueden utilizar hasta la adolescencia.

¿Qué otros elementos, además de la cama Montessori, pueden decorar la habitación de mi hijo siguiendo ese método?

Es común que los padres que optan por el uso de camas Montessori utilicen este método de crianza para el resto de los ámbitos del crecimiento del niño, no solamente en el del descanso. Por ello, gustan de decorar la habitación de los peques con elementos que sigan esta metodología a favor de la autonomía y de la independencia. Entre ellos:

  • No saturar el dormitorio, dejar siempre espacio para el niño.
  • Usar colores cálidos, mucho más relajantes que potencien la imaginación.
  • Elige muebles que el niño pueda alcanzar, así podrá tomar y recoger sus juguetes él solito.
  • Colocar un suelo seguro para el niño.
  • Decorar las paredes con láminas educativas y en relación con la naturaleza.
  • Colocar un espejo. Que los niños vean su reflejo les ayuda a mejorar sus movimientos.
  • Elegir juguetes que favorezcan a su desarrollo.

Es innegable que algo que caracteriza a los dormitorios diseñados con el método Montessori es lo sencillo. Esto hace que sean más económicas, favoreciendo que el niño pueda encontrar sus cosas sin problema. De esta manera, será mucho más autónomo y se desarrollará con mayor facilidad dentro de su propio lugar de descanso y juego.

Las cama estilo tipi fomentan la imaginación de los niños y les permite jugar.
(Fuente: Katarzyna Białasiewicz: 81515193/ 123rf.com)

Criterios de compra

Ahora que ya estas decidido en adquirir una cama hecha de acuerdo al método Montessori deberás elegir aquella que más se adecua a tu hijo. Por supuesto, esta elección no será aleatoria, sino que se basará en ciertos aspectos que serán fundamentales. A continuación, hablamos sobre los principales criterios de compra de estas camas:

  • Espacio disponible
  • Material
  • Modelo
  • Color
  • Otros complementos

Espacio disponible

Un criterio primordial a revisar es el espacio disponible que tenemos en casa y, en específico, en el dormitorio de tu hijo. El espacio es muy importante porque, como decíamos antes, las habitaciones que siguen este método se caracterizan por la sencillez. Por ello, la cama debe tener su lugar bien establecido.

Una vez que ya tenemos definido el espacio, debemos imaginar cómo vamos a distribuir todos los demás elementos que componen el dormitorio. De esta manera, nos aseguraremos de poder otorgarle a cada elemento un espacio específico que después ayudará al pequeño a ubicarse y moverse por sí solo.

Las camas Montessori al estar cerca del suelo, son muy seguras.(Fuente: Katarzyna Białasiewicz: 74570456/ 123rf.com)

Material

Sin lugar a dudas, y como sucede con cualquier artículo de puericultura, los materiales con los que están hechas las camas Montessori son de suma importancia, sobre todo por seguridad y salud de los más pequeños. La mayoría de las camas de este tipo están fabricadas con madera de primera calidad que después le puedes colocar un barniz de algún otro color.

Pese a que esto sucede la mayoría de las veces, nunca estará de más que nos cercioremos y comprobemos que entre los materiales de fabricación de la cama no se encuentra ningún compuesto que pueda resultar tóxico para nuestros hijos. Los padres lo sabemos, lo primero es lo primero.

Modelo

Es evidente que en el mercado vamos encontrar una gran variedad de modelos y diseños de camas de estilo Montessori. Por lo tanto, tendremos la oportunidad de elegir entre todos ellos el que más nos conviene y se adapta a las necesidades del niño. Lo más importante en lo que debemos pensar en este caso es en la etapa de crecimiento de nuestro hijo.

Trata de fijarte siempre en sus habilidades y capacidades, ya que, de este modo, podrás elegir un modelo que se adecue a ellas a la perfección. Recordemos que existían camas Montessori para cada una de las diferentes etapas. Es esencial no confundir las etapas, ya que si el niño no es capaz de utilizar la cama puede llegar a frustrarse.

Color

El criterio color es muy relevante a la hora de elegir la cama Montessori. Seguramente, todos conocemos la importancia de los colores, tanto en el estado de ánimo como en el desarrollo de capacidades cognitivas e intelectuales. Dicha influencia es la razón principal por la que debemos tomarnos nuestro tiempo para elegir el color.

Algunas familias buscan tonos naturales, como el de la madera, ya que, lo relacionan con la naturaleza, otras se eligen aquellas que se puedan barnizar de colores. Lo ideal sería elegir tonos cálidos, pues resultan relajantes y fomentan la actividad cerebral. Por supuesto, si nuestro hijo tiene un color favorito, ya no habrá mucho más que pensar.

Otros complementos

Ahora bien, antes de concluir, te decimos que es posible el agregar otros elementos a la cama Montessori. Como has visto su diseño se caracteriza por no ser tan cargados, aunque sus formas puedan ser divertidas y creativas. Por ello, es genial poder incluir otros artículos en ellas y complementar la diversión en tus hijos.

Con esto nos referimos a colguijes que puedas colocar en estructuras en forma de casita o tipi. También a cojines de seguridad, que actúan como barrera cuando los bebés son muy pequeños. A fin de cuentas, lo aconsejable es escoger una cama que nos permita ir personalizándola con diferentes elementos según lo vayamos necesitando.

Resumen

Una cama Montessori permite que nuestros hijos crezcan y se desarrollen en un medio que les aporte la autonomía suficiente como para darse cuenta de que ellos solitos son capaces de hacer muchas cosas. Por ejemplo, entrar y salir de la cama sin ayuda de los adultos. Aunque este hecho suponga que los padres tengamos que prestar un extra de atención, los niños serán más felices.

Es evidente que lo que las hace perfectas a las camas Montessori son sus divertidas formas, la fabricación en madera y su ubicación a ras de suelo, esto hace que los más pequeños sean autónomos e independientes con mayor facilidad. De esta manera, se ven beneficiadas sus capacidades, tanto intelectuales como físicas.

Hemos concluido con la lectura. Si te ha gustado nuestra guía sobre la cama Montessori, compártela en redes sociales y déjanos un comentario. Muchas gracias. ¡Hasta la próxima!

(Fuente de la imagen destacada: Katarzyna Białasiewicz: 74570455/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?