Adquirir una cámara para niños siempre es motivo de ilusión. Seguramente, será la primera vez que los más pequeños del hogar puedan capturar por si mismos fotos del nuevo mundo que los rodea. Esto les ayudará a desarrollar su imaginación y a tomar consciencia de las personas, objetos y lugares que tienen a su alrededor.

Sin embargo, elegir la cámara infantil que se adapte mejor a cada niño no es una tarea fácil. El hecho de estar comprando un producto para otra persona, sumado a la gran cantidad de modelos de cámaras que han crecido de forma exponencial en los últimos años, pueden dificultar aún más nuestra elección. ¡No te preocupes! Nosotros te ayudaremos a resolver todas tus dudas.

Lo más importante

  • Selecciona el modelo de cámara que se adapte mejor a la edad, preferencias y funcionalidad que le va a dar el niño o niña.
  • Asegúrate de que sea una cámara con un diseño llamativo que capte su la atención y despierte en él un interés por tomar fotos.
  • Considera aspectos como el peso, el tamaño, si es sumergible o la duración de la batería. En el apartado ‘Criterios de compra’ te ayudaremos a tomar la mejor decisión.

Ranking: Las mejores cámaras para niños del mercado en México

No. 1: VTech – Kidizoom cámara Pix – Color Azul

La cámara para niños de Vtech es un gran modelo para que los peques se inicien en el mundo de las fotos, ya que cuenta con un diseño muy atractivo que los atrapará y su relación calidad -precio es la mejor. Con la Kidizoom cámara pix tu hijo podrá tomar fotos de 2.0 MP con zoom digital de 4x. Es apta para niños de 3 a 8 años de edad.

Por su diseño duradero, es resistente a golpes y caídas. Está equipada con un modo selfie que detecta su cara y toma la foto de forma automática, además graba vídeo, audio y tiene 35 efectos para que pueda jugar más con sus fotos. Por si fuera poco, cuenta con 4 juegos súper divertidos. Incluye tarjeta Micro SD y requiere 4 baterías AA.

No. 2: XINJIA – Cámara Digital para niños

Si buscas una cámara para tus hijos que sea duradera y tome fotos de buena calidad, estás en el lugar indicado. Este modelo de la marca Xinjia está hecha de silicona no tóxica, segura y resistente a golpes y caídas. Cuenta con una cámara frontal para el modo selfie y una en la parte de atrás, ambas te ofrecen una gran calidad de 8.0 MP.

También les permite grabar vídeo con una resolución de hasta 1920 x 1080P con un zoom digital de 4x. En definitiva, en cuestión de imagen este modelo no se puede comparar. Su modo de uso es muy sencillo para los peques, además es compacta y muy ligera pues solo mide 6 cm x 8 cm y pesa tan solo 100 gr. Es apta para niños de 3 a 12 años.

No. 3: PROGRACE – Children Kids Camera Waterproof – Digital Video HD

Este modelo, a diferencia de los anteriores, es resistente al agua, así que tu peque podrá pasar horas de diversión captando recuerdos tanto fuera como dentro del agua. Esta cámara para niños está hecha con materiales no tóxicos y amigables con el medio ambiente, además resiste al uso rudo (golpes y caías) que seguro le darán los peques.

Cuenta con una pantalla LCD de 4.5 cm para que visualice bien sus tomas, además graba vídeo HD de 720p y toma imágenes de hasta 5 MP. Por su tamaño compacto la podrá llevar a todos lados, pues tiene unas medidas de 6 cm x 5.8 cm x 2.5 cm y no pesa casi nada (49.9 g). Incluye una batería de litio recargable y tiene ranura para Micro SD.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las cámaras para niños

Si ya te decidiste a comprar una cámara para niños, ahora te enfrentarás con un sinfín de modelos en el mercado, y comenzarán a surgir las dudas respecto a cuál será la más adecuada para tu peque. Ten en cuenta que será la primera aproximación de tu hijo con la fotografía, un nuevo mundo para él. A continuación, te contaremos todo lo que debes saber sobre estos dispositivos. ¡Sigue leyendo!

Ten en cuenta que la gran mayoría de cámaras para niños no superan los $1000 pesos, así que podemos fijarnos en otros aspectos.
(Fuente: Chalabala: 33764264/ 123rf.com)

¿Cuál es la edad mínima para que un niño pueda empezar a jugar con una cámara infantil?

La etapa de aprendizaje en la que se encuentre el niño será uno de los factores más importantes que debemos tomar en cuenta a la hora de elegir un modelo determinado de cámara para niños. Por lo general, a los más pequeños les suelen interesar cámaras que incorporen funciones interactivas, colores, juegos y que sean compactas para que las puedan agarrar bien.

Sin embargo, dentro del rango de cámaras infantiles nos podemos encontrar con algunas más avanzadas, para los niños que ya no son tan pequeños. Este tipo de cámaras se centrarán más en los aspectos principales de la cámara fotográfica, como los megapíxeles, el zoom y, en definitiva, la calidad que puedan obtener de las imágenes.

Más allá de elegir la mejor cámara fotográfica, es importante que los más pequeños vean la fotografía como algo entretenido.
(Fuente: Yarruta: 46594615/ 123rf.com)

¿Por qué es importante la versatilidad de la cámara para niños?

Dar con la cámara infantil que mejor se adaptará a los intereses de los pequeños no es una tarea fácil. En primer lugar, porque quizá sea la primera vez que están en contacto con un dispositivo de este tipo. Segundo, porque sus inquietudes respecto de la fotografía pueden variar una vez que ya hayan usado su nueva cámara para niños.

De entrada, para hacer una buena elección, debemos fijarnos en que la cámara sea práctica y que los colores sean atractivos para el pequeño. Si cumplimos con estos dos puntos y la cámara es fácil de usar para el pequeño, será mucho más sencillo captar su atención e interés en utilizarla con frecuencia.

¿Qué funciones puedo pedirle a una cámara para niños?

Cuando se trata de adquirir otro tipo de cámaras, el precio sin duda es un factor determinante para hacer nuestra elección, pero en el caso de las cámaras infantiles esto no es así. Esto se debe a que, generalmente, la mayoría de cámaras infantiles no superan los $1000 pesos, por ello debemos fijarnos en otros aspectos.

Para elegir la mejor opción, debemos fijarnos si el tamaño de la cámara va acorde al niño (ni demasiado grande ni muy pequeña), así como buscar una interfaz sencilla, que la pantalla tenga el brillo adecuado y que no sea demasiado pequeña, un zoom práctico, la posibilidad de grabar vídeo y que su diseño sea atractivo para tu pequeño.

foco

¿Sabías que la mayoría de cámaras para niños tienen una capacidad para almacenar entre 600 y 1000 fotos? Si quieres ampliar la memoria, puedes utilizar una tarjeta SD, si la cámara cuenta con esa opción.

Funciones para cámaras para niños

En las siguientes líneas te vamos a presentar de forma concreta cuáles son las funciones técnicas y estéticas más importantes que deberías tomar en cuenta antes de elegir una cámara para niños. Aunque es probable que no todas te interesen de la misma forma, tenerlas en mente te ayudará a sacar el máximo provecho de tu nueva cámara infantil.

  • Zoom: Un zoom óptico de 2X debería ser suficiente.
  • Píxeles: Una resolución 8 megapíxeles dará como resultado fotos bastante nítidas.
  • Selfies: Hay cámaras que cuentan con un diseño adaptado para tomar selfies con facilidad.
  • Vídeo: La mayoría de cámaras incluyen ya la grabación en Full HD.
  • Pantalla visualización imágenes: Muchas pantallas son de 3 pulgadas, e incluso algunas son abatibles a 180 grados.

¿Cómo hacer que la fotografía sea entretenida para los niños?

Más allá de elegir la mejor cámara fotográfica, es importante que los más pequeños vean la fotografía como algo divertido, que los motive y despierte un interés particular en ellos. Para lograrlo, no basta con comprarles la cámara más llamativa del mercado, sino que podemos plantearles una serie de ejercicios y juegos para desarrollar su imaginación.

Por ejemplo, podrías asignarles un color para que lo busquen en varios espacios, formas geométricas en las calles, fotografiar objetos que parezcan caras, imágenes en movimiento como autos o personas saltando, entre muchas otras ideas que podamos imaginar. Conocer los orígenes de la fotografía también puede estimularlos, por ejemplo, viendo el siguiente vídeo.

Criterios de compra

Para comprar la mejor cámara para niños, o al menos la que se adecúe mejor a los intereses de nuestro pequeño, existen una serie de criterios que pueden ayudarnos a tomar la mejor decisión. Antes de entrar en ellos, consultar nuestras intenciones con los más pequeños y observar su comportamiento pueden ayudarnos a que nuestra compra sea exitosa.

Ergonomía

Elegir un diseño que sea fácil de sujetar para los niños va a ser un factor importante para conseguir que desarrolle su interés en la fotografía y la practique. Si los niños son muy pequeños, todavía pueden tener dificultades para agarrar la cámara con precisión. De hecho, existen cámaras infantiles especialmente diseñadas para ellos.

Facilitarles el agarre en este aspecto puede ser determinante para el desarrollo de su nueva afición.

Además, la cámara infantil debería ser lo suficientemente ligera para que la puedan transportar por ellos mismos para aprovecharla al máximo. Si estos acabados incluyen dibujos o formas que les atraigan, será un extra en nuestra compra.

Batería

La duración de la batería es uno de los puntos más relevantes en este tipo de cámaras. Primeramente, debemos valorar si preferimos que la cámara funcione con baterías o pilas. En la actualidad, el interés suele dirigirse hacia las baterías y cada vez más cámaras funcionan de esta forma, lo que ahorra dinero y facilita su recarga.

Debemos tomar en cuenta si vamos a realizar viajes largos con la cámara para niños y sin posibilidad de recargarla. Si es así, se hará más importante que la batería tenga un lapso de independencia extenso si no queremos perdernos la posibilidad de inmortalizar momentos mágicos por culpa de una batería demasiado corta.

Tamaño

El tamaño de las cámaras para niños no se puede dejar pasar. La edad del niño dará una aproximación de la facilidad que puede tener para agarrarla bien. Para acertar, antes de realizar la compra podemos ver fotos de cada cámara para fijarnos en su tamaño, o bien la podemos comparar con juguetes que tengamos en casa para ver si se ajusta.

Una cámara para niños que no corresponda a su edad y posibilidades de agarre firme puede hacer que el niño pierda interés para usar la cámara. Para transportarla en su mochila debemos asegurarnos que la cámara es lo suficientemente compacta para caber en el interior, junto con comida, agua y el resto de cosas que transporte de forma habitual.

Peso

El peso es otro aspecto importante cuando hablamos de niños, en especial si son muy pequeños. No están acostumbrados a cargar grandes pesos, ni deben hacerlo. A medida que el niño sea mayor, más peso podrá tener la cámara infantil, pero dentro de unos límites. Normalmente, el peso de muchas de las cámaras infantiles no llega al kilogramo.

En este tipo de cámaras, que transportarán por todas partes sin parar, debemos verificar que puedan cargarlas sin molestias en cuanto al peso. Una cámara demasiado pesada hará que el niño pierda interés en ella si ve que le resulta una molestia cargarla. En consecuencia, perderá su utilidad y puede quedar abandonada en un rincón.

Sumergible

Cuando hablamos de cámaras para niños suele ser interesante el hecho de que sea sumergible en el agua. Es sabida la diversión que causa en los niños estar en contacto con el agua en albercas y en el mar, en especial durante sus vacaciones. Que puedan contar con una cámara resistente al agua dará un valor añadido a tu nueva compra.

Entre ellas, existen cámaras que son directamente sumergibles hasta unos dos metros de profundidad, en la mayoría de casos. En otras, pueden incluir fundas sumergibles que, envolviendo la cámara infantil correctamente, te permitirán sumergirla y sacarle el máximo provecho con total seguridad, sin preocuparte de que pueda dañarse.

Resumen

Adquirir una cámara para niños es una opción ideal para introducir a los más pequeños a un nuevo mundo. Más allá de inmortalizar momentos, el hecho de que cuenten con una cámara para ellos mismos los hará tomar consciencia de su entorno y concebir todo lo que les rodea de una forma distinta, más cercana y mucho más consciente.

Para lograr un máximo aprovechamiento de la experiencia fotográfica de nuestros peques, podemos plantearles dinámicas para observar su alrededor, fotografiando colores, formas, caras, objetos o movimientos para despertar su interés. Este tipo de actividades, además, pueden ser beneficiosas para reforzar los lazos entre la familia y el entorno.

Nos ha encantado hablarte del tema de hoy, comparte en tus redes este artículo y déjanos un comentario con tu cámara para niños favorita. ¡Hasta la próxima!

(Fuente de la imagen destacada: Mamotuv: 21383590/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?