En promedio, los padres debemos preparar entre cinco y ocho biberones al día que, por supuesto, deben lavarse después de cada uso. Puede parecer algo obvio, pero lo cierto es que el uso de un escurridor de biberones nos facilitará en gran medida la tarea y nos permitirá tener los utensilios del bebé siempre limpios y a la mano.

Para garantizar la correcta higiene de los productos del bebé, además de una limpieza profunda con agua y jabón, el secado de los mismos juega un papel fundamental. El uso de un escurridor de biberones asegura que se sequen de forma higiénica, con ventilación y en la posición adecuada, lo que disminuye la aparición de bacterias.

Lo más importante

  • Utilizar un escurridor de biberones resulta mucho más higiénico que el uso del escurridor tradicional en el que secamos el resto de los trastes del hogar, ya que estos últimos suelen acumular un gran número de bacterias nocivas para la salud del bebé.
  • Además, aunque creas que se trata de un objeto innecesario que solo ocupará espacio en nuestra cocina, los escurridores de biberones representan un lugar en el que los utensilios del bebé estarán siempre de manera ordenada y disponibles.
  • A la hora de comprar un escurridor de biberones será importante que tengamos en cuenta ciertos factores como la calidad, el diseño o la utilidad, de manera que seleccionemos el que más se adapte a nuestras necesidades.

Ranking: Los mejores escurridores de biberones del mercado en México

Cuando se trata de artículos para el cuidado de nuestro bebé, debemos cerciorarnos siempre que son productos de calidad. Para lograrlo, buscamos diferentes modelos y los comparamos hasta dar con el que más nos conviene. Para hacerte esta tarea más sencilla, hemos preparado una selección de los mejores escurridores de biberones del mercado.

No. 1: Chicco – Escurridor de Biberones color Verde

Si no tienes mucho lugar disponible en tu cocina, este escurridor de biberones de la marca Chicco es lo que necesitas. En primer lugar, no requiere mucho espacio, ya que mide 21.8 cm x 7,5 cm x 25 cm, además cuenta con una bandeja extraíble que al instante aumentará su capacidad y se puede volver a guardar cuando ya no se necesite.

Incluye unas varillas con distintas alturas que son ideales para secar, además de los biberones, todos los accesorios del mismo, como las mamilas y los anillos. Cuenta con el espacio suficiente para secar hasta 6 bibis de distinto tamaño. Los materiales son de alta calidad y es muy fácil de armar y desarmar para que lo puedas limpiar.

No. 2: Philips Avent – Rejllla de secado SCF149/00

La marca Philips Avent trae para ti una rejilla de secado que fue creada para escurrir no solo biberones, sino también las mamilas, anillos, chupones y otros objetos del bebé de la manera más higiénica y ordenada. Su diseño simple en tonos neutros incluye unas varillas tipo rama en las que podrás colocar hasta 8 bibis de diferente tamaño.

No ocupa mucho espacio y gracias a su diseño abierto, deja que el aire circule de forma adecuada para que el agua se evapore. Además tiene una bandeja anti- goteo que puedes extraer para desechar el exceso de agua que sale al final. Es muy fácil de armar y desarmar para que la puedas limpiar ya que también es apto para el lavavajillas.

No. 3: Boon – Escurridor Para Biberones Y Vajilla Infantil – Diseño De Césped

El escurridor de biberones de Boon cuenta con un diseño tipo césped, que se verá como un lindo adorno más en tu cocina, pero en realidad, gracias a sus varillas flexibles que parecen césped real es capaz de sostener los bibis junto con todos sus accesorios (mamila, anillo, chupón) para que el aire circule y se sequen de forma óptima.

Incluye 2 varillas tipo “rama” que te servirán para colgar los accesorios más pequeños y así podrás expandir su capacidad, además no requiere de mucho espacio ya que solo mide: 24.5 cm x 24.5 cm x 6 cm. Está hecho con materiales de alta calidad libres de BPA, ftalatos y sin PVC. Su limpieza se debe hacer a mano con agua tibia y jabón.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los escurridores de biberones

En la actualidad, podemos encontrar tanta variedad de productos para nuestros bebés que en ocasiones que es difícil conocer a profundidad cada uno de ellos. Por ello, a continuación daremos respuesta a las preguntas más frecuentes sobre los escurridores de biberones, para que tengamos una idea general de lo que nos pueden ofrecer antes de comprarlos.

La mayoría de los padres colocan el escurridor de biberones en la cocina, lo más cercano al fregadero. (Fuente: serezniy: 106700020/ 123rf.com)

¿Qué ventajas y desventajas tiene utilizar un escurridor de biberones?

El uso de un escurridor de biberones se está extendiendo a gran velocidad y cada vez es más frecuente encontrar uno de ellos en todos los hogares con bebés. Pues bien, este hecho no es una casualidad, sino que se debe a la enorme diferencia entre los pros y contras que tiene su utilización. La observamos en la siguiente tabla:

Ventajas
  • Garantizan una correcta higiene de los utensilios del bebé
  • Mantienen los artículos del bebé ordenados y disponibles
  • Ofrecen un secado rápido y efectivo
  • Tienen un precio muy reducido
Desventajas
  • Ocupan un espacio extra en la cocina
  • Suponen otro artículo que hay que limpiar

Como puedes observar, el número de ventajas supera a las desventajas, siendo estás últimas solamente el espacio que el escurridor de biberones ocupa en la cocina y el hecho de que este artículo también lo tenemos que lavar, por lo que puede conllevar algo más de trabajo. Sin embargo, los beneficios que tiene su uso son incomparables.

Pili RodríguezLicenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos y redactora de elblogdetubebe.com

“Una de las grandes utilidades que tienen los escurridores de biberones infantiles es que podemos tener todos los utensilios de comida del bebé en el mismo sitio, sin que se mezclen con el resto de cacharros de la cocina. De esta forma, la salubridad es mayor, sin que los biberones se contaminen con los posibles microorganismos que tengan los adultos que convivan en la misma casa con el bebé”.

¿Qué tipos de escurridores de biberones hay?

Cada vez son más los escurridores de biberones con modelos diferentes, divertidos y modernos que podemos encontrar en el mercado. Sin embargo, cuando hablamos de tipos, podemos diferenciar tres grandes grupos básicos: los escurridores plegables, los de tipo césped y los  denominados “de ramas”.

  • Escurridor de biberones plegable: muy utilizados por la capacidad de plegarse y poder guardarlos en cualquier lugar, sin que ocupen espacio en la cocina. Normalmente, permiten la posición tanto vertical como horizontal para adaptarse al lugar en el que lo colocamos.
  • Escurridor de biberones de tipo césped: se llaman así porque estéticamente lo parecen, ya que se componen de una bandeja con muchas varillas verdes repartidas por la superficie.
  • Escurridor de biberones de tipo ramas: un modelo muy parecido al anterior, pero en este caso encontramos una varilla principal de la que salen otras secundarias, simulando las ramas de un árbol.

Una vez que hayamos seleccionado el tipo que más nos conviene, comenzará la tarea de elegir dentro de los numerosos modelos que encontramos de cada uno de ellos. Esta elección dependerá principalmente del uso que le vayamos dar y del espacio del que tengamos en casa para colocarlo.

¿Con qué materiales se fabrican los escurridores de biberones?

El tema de los materiales es algo que nos preocupa a los padres, ya que algunos artículos pueden resultar peligrosos para los bebés por motivos relacionados con ellos. Para estar tranquilos a la hora de utilizar el escurridor de biberones, es importante verificar que los materiales con los que se ha fabricado no son tóxicos para el peque.

Cuando hablamos de materiales tóxicos nos referimos, por ejemplo, al BPA (bisfenol A), un producto químico que se utiliza para fabricar plásticos y que puede resultar perjudicial para el bebé. Aunque la mayoría de los productos infantiles ya no cuentan con este elemento, no está de más que nos cercioremos. El material ideal es la silicona.

Recuerda que los biberones se deben limpiar al terminar de usarlos, así se evita que los restos de leche o cereales queden pegados a la superficie. (Fuente: Oksana Kuzmina: 47999514/ 123rf.com)

¿Qué aspectos son imprescindibles en un escurridor de biberones?

La pregunta del millón para padres indecisos. Cuando vamos a comprar artículos para bebé, nos hacemos mil preguntas sobre los requisitos que debe cumplir indiscutiblemente dicho producto. Y no es para menos, porque la gran oferta que encontramos nos obliga a seleccionar solo los mejores. Estos son los aspectos fundamentales de los escurridores de biberones:

  • Las varillas del escurridor deben ser flexibles para poder introducir los biberones y demás artículos sin esfuerzo.
  • Deben contar con una bandeja antigoteo antideslizante, lo que garantiza que todo lo que se coloque encima se mantenga seco y limpio.
  • Deben ser fáciles de limpiar y, de ser posible, que se puedan meter en el lavavajillas.
  • Es indispensable que no cuenten en su fabricación con materiales tóxicos o nocivos para el bebé, hay que buscar siempre la calidad.
  • Se recomienda que el escurridor de biberones sea desmontable para que la limpieza regular del mismo sea menos costosa.
  • La distribución de las varillas y la estructura debe favorecer que se coloquen el mayor número de artículos (biberones, chupones, mamilas o mordederas).
  • Si el escurridor en el que estamos pensando cumple con todos estos puntos, entonces el adecuado para llevarlo a casa. Hay algunos requisitos, como el del lavavajillas, que no son de suma importancia, simplemente te ayudan a hacer la tarea más fácil. Mientras más aspectos de los mencionados cumpla el modelo seleccionado, mucho mejor.

¿Los escurridores de biberones sirven para esterilizar?

El mito que señala que al usar un escurridor de biberones estamos esterilizando el biberón está más divulgado de lo que creemos, pero esto es un completo error. La realidad es que el escurridor solamente garantiza un correcto secado de los utensilios del bebé, mientras que el esterilizador va un paso más allá y elimina cualquier virus o bacteria.

Al usar un escurridor únicamente para los utensilios del bebé evitamos que estos productos entren en contacto con el escurridor de casa, lugar en el que sí se acumulan muchas bacterias. Sin embargo, eso no quiere decir que los biberones están esterilizados. Hay que señalar que la esterilización únicamente se recomienda antes del primer uso o si el peque está enfermo.

¿Cuál es el mejor lugar para colocar el escurridor de biberones?

Por lo general, la mayoría de los padres colocan el escurridor de biberones en la cocina, en la zona más cercana al fregadero. Aunque no existe ningún sitio establecido en el que se deban colocar los escurridores, lo ideal es tenerlos a la mano cuando vayamos a limpiar los biberones, por eso este es el lugar más recurrente.

Además, prácticamente la totalidad de los escurridores traen incorporada una bandeja antigoteo en la parte inferior. De esta manera, el agua que va cayendo de los utensilios se almacena en este compartimento, que se retira con facilidad. Por este motivo, es seguro colocar el escurridor de biberones en cualquier lugar sin riesgo de que manchen o se cuele el agua.

La limpieza de los biberones es muy importante y no debe ser postergada.
(Fuente: Kuzmina: 48931104/ 123rf.com)

¿Cómo se debe limpiar un biberón antes de dejarlo en el escurridor de biberones?

Para que el escurridor de biberones cumpla su función y el utensilio del bebé quede completamente limpio, lo primero que debemos hacer es limpiar de manera meticulosa cada una de las piezas que conforman el biberón. Hay personas que prefieren hacerlo en el lavavajillas, ya que muchos de ellos ahora incluyen un programa especial con una mayor temperatura.

No obstante, la mayoría de los especialistas recomiendan que la limpieza de los biberones se haga de forma manual, pues solo de esta forma podremos asegurarnos de eliminar cualquier resto de suciedad y enjuagarlos por completo. Además, lavar los utensilios del bebé a mano es más sencillo de lo que pensamos, aquí te mostramos una serie de pasos:

  1. Limpia el biberón al terminar de usarlo, así se evita que los restos de leche o cereales queden pegados a la superficie.
  2. Antes de comenzar con la limpieza, lávate las manos.
  3. Es importante tener en cuenta que todas las partes del biberón deben lavarse (botella, mamila y tapa).
  4. Solamente se necesita agua caliente y jabón.
  5. Utiliza un cepillo diseñado especialmente para este fin, ya que con él podrás llegar mejor a cualquier rincón de las diferentes partes.
  6. Presta especial atención a la zona de la rosca y a los bordes, tanto de la mamila como del biberón, ya que en estos lugares suelen quedar restos de leche.
  7. Enjuaga cada pieza con abundante agua caliente y asegúrate de que no queden restos de jabón.
  8. Una vez finalizado este proceso, déjalo boca abajo en un escurridor de biberones para que se seque al aire.
  9. Algo muy importante que debemos señalar, y que es justamente el motivo por el que los escurridores son tan útiles, es que no es para nada recomendable intentar secar el biberón por dentro. Lo ideal es que el agua se vaya escurriendo hasta quedar completamente seco, de ahí que deba colocarse boca abajo en el escurridor.

¿Existe alguna normativa reguladora para los escurridores de biberones?

En otros países sí se cuenta con las normas necesarias para la regulación de los escurridores de biberones. Sin embargo, lo más preocupante es que en México aún no existe una ley para la regulación de los plásticos libres de BPA, lo cual es un factor fundamental que debemos de cuidar al seleccionar tanto un escurridor de biberones, como los demás utensilios que estarán en contacto directo con nuestro bebé (biberones, mamilas, chupones).

Por lo anterior, es sumamente importante que a la hora de comprar cualquiera de estos utensilios revises los empaques y etiquetas para que te cerciores de que no contienen BPA o cualquier otro material tóxico. Lo único que debes hacer es buscar en el empaque del producto las leyendas “BPA Free” o “0% Bisfenol A”.

Criterios de compra

Cuando nos enfrentamos a la compra de productos para nuestro bebé, y más si se trata de productos relacionados con la higiene, no debemos escatimar el tiempo de análisis y búsqueda antes de decidirnos por uno en particular. Por ello, a la hora de adquirir el escurridor de biberones ideal, deberemos tener en cuenta los siguientes criterios:

  • Calidad
  • Tamaño y capacidad
  • Compatibilidad
  • Diseño
  • Utilidad

Calidad

Como ocurre con cualquier artículo que vaya a utilizar nuestro hijo o que sirva como complemento de los mismos, la calidad es primordial. Por un lado, un escurridor de biberones de calidad debe estar fabricado con materiales que no sean tóxicos para el bebé, por ejemplo, plásticos sin bisfenol A (BPA), ya que estará en contacto con las mamilas.

Pero, además, el escurridor de biberones es un producto de uso cotidiano y al que se le da mucho uso todos los días. Por ello, la calidad también debe residir en la resistencia y la durabilidad del mismo, de manera que podamos utilizarlos día a día sin que se dañen o deterioren con demasiada facilidad.

Tamaño y capacidad

A la hora de considerar el tamaño y la capacidad de nuestro escurridor de biberones ideal, se tendrá que hacer desde dos puntos de vista diferentes. En primer lugar, es obvio que este producto ocupa un espacio extra en la cocina, por lo que tendremos que ser conscientes del espacio que disponemos para comprar un modelo que se adapte.

Y también es fundamental tener en cuenta la capacidad del escurridor, es decir, la cantidad de utensilios que podemos colocar en él. Debemos pensar que en este artículo se colocan, además de biberones, chupones, mordederas y demás productos del bebé que lavamos a diario. Por ello, lo recomendable es encontrar el equilibrio entre espacio y capacidad.

Compatibilidad

Otro de los aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de elegir el escurridor de biberones que más nos conviene es la compatibilidad de este con los utensilios que queremos colocar sobre él. Parece algo obvio, pero en muchas ocasiones compramos un escurridor en el que no caben los biberones que utilizamos porque está diseñado para otro tipo.

Pero este es un problema que tiene fácil solución. Solamente debemos conocer bien el tipo de biberones que tenemos y decidir qué otros artículos queremos colocar sobre el escurridor, de manera que, al comprarlo, nos aseguremos de que es compatible con todos ellos. Es recomendable preguntar a los profesionales si se tienen dudas.

Diseño

Este criterio es más estético que otra cosa, pero no por ello menos importante. Si pensamos que el escurridor de biberones va a ser un nuevo miembro de nuestra cocina, un artículo que va a estar constantemente a la vista de todos, es normal que nos preocupemos por su diseño y por cómo queda a nivel decoración.

Además, lo vamos a utilizar todos los días, ¡qué mejor que nos agrade! En la actualidad, existen diseños muy variados y para todos los gustos, así que no tendremos mucho problema en encontrar uno que nos llene el ojo. Pero, mucho cuidado, no debemos priorizar el diseño a la funcionalidad, lo primero es lo primero.

Utilidad

Dentro del criterio de compra de la utilidad se engloban todos los demás que hemos mencionado. Así, debemos contar con un escurridor de biberones que nos sea útil en cuanto a la calidad, ya que no debe ser perjudicial para el bebé. Pero también en cuanto al tamaño, de manera que podamos secar todos los utensilios del bebé sin ningún problema.

Además, debe ser adecuado para el tipo de biberones y demás artículos que utilizamos. Y, por último, debe tener un diseño que nos agrade, ya que será un producto que utilizaremos todos los días. En definitiva, si el escurridor de biberones resulta útil en todas sus facetas, es el que estamos buscando.

Resumen

El escurridor de biberones es un producto diseñado con la finalidad de garantizar el correcto secado, con la suficiente ventilación, en la posición adecuada y de la manera más higiénica posible, de todos los utensilios que se utilizan para alimentar al bebé. Sí, a pesar de su nombre, podemos colocar en él chupones, mordederas o las cucharas y platos infantiles cuando crezcan.

Utilizar este tipo de productos, en lugar del escurridor tradicional en el que secamos los platos y vasos del resto de la familia, tiene múltiples ventajas. Además de asegurar la correcta higiene de los artículos, nos permite tenerlos todos ordenados en un lugar y disponibles para cuando los necesitemos.

Si nuestra guía sobre los escurridores de biberones fue de tu agrado, compártela con todos tus amigos en tus en redes sociales o si así lo prefieres déjanos un comentario, nos encantaría leerte. ¡Hasta la próxima!

(Fuente de la imagen destacada: Vadim Ginzburg: 69236091/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

SINCABLE
SINCABLE

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
37 Voto(s), Promedio: 5,00 de 5
Loading...
5 37