Nuestro método

Products

17Productos analizados
Hours

20Horas invertidas
Studies

5Estudios evaluados
Comments

54Comentarios recaudados

Vas a practicar tu deporte favorito con amigos y cuando buscas la pelota ¡la encuentras desinflada! Nadie tiene otro balón y todas las tiendas están cerradas. Entonces, no te queda otra opción que renunciar al juego o practicarlo en condiciones precarias. Ahí es cuando te preguntas: ¿Por qué no tengo un inflador de pelotas?

Parece un poco absurdo. Con lo fácil que es disponer hoy en día de un inflador de pelotas. Son productos simples de conseguir, baratos, ocupan muy poco espacio y se pueden transportar cómodamente. Además, hay modelos manuales y eléctricos. Y muchos de ellos pueden utilizarse para dar aire a otros objetos, como ruedas de bicicleta o colchonetas.




Lo más importante

  • Los infladores nos permiten mantener las pelotas con la presión de aire adecuada.
  • Hay dos tipos principales de infladores de pelotas: lo manuales y los eléctricos.
  • Cuando compres un inflador, debes tener en cuenta su versatilidad, tamaño y accesorios adicionales.

Los mejores infladores de pelotas: nuestras recomendaciones

El mejor inflador de pelotas clásico

Este inflador de pelotas manual tiene un diseño clásico muy práctico y funcional. Su formato liviano, compacto y ergonómico permite transportarlo y almacenarlo de manera fácil y cómoda. Posee cuerpo de plástico, mango de popipropileno y varilla de acero. Además, cuenta con una manguera flexible y una válvula metálica que simplifican el proceso de inflado.

El inflador de pelotas más completo

Este modelo de inflador manual viene con un kit completo de accesorios para facilitar y optimizar su uso. Incluye una bomba de 19 cm con manguera de extensión flexible, agujas y medidor de inflado. También viene con una funda de transporte para mantener todos los objetos organizados. Es muy efectivo y resulta muy fácil de utilizar. Sirve para distintos tipos de pelotas.

El mejor inflador de pelotas eléctrico

Este inflador eléctrico se caracteriza y destaca por su potencia y versatilidad. Tiene distintos tamaños de boquillas que se adaptan a la mayoría de los inflables. Podrás hinchar pelotas livianas (especialmente de yoga), colchonetas, botes, anillos de natación y muchos otros elementos. Por otra parte, es fácil de usar y resulta mucho menos ruidoso que los otros modelos.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los infladores de pelotas

En esta guía de compras conocerás los distintos tipos de infladores que hay en el mercado, sus características y las funciones que pueden realizar. También aprenderás las diferentes formas de uso, dependiendo si son modelos manuales o eléctricos. Quédate con nosotros y descubre mucho más sobre estos prácticos productos.

Muchos de sus modelos pueden utilizarse para dar aire a otros objetos, como ruedas de bicicleta o colchonetas. (Fuente: Kruk: 87552456/ 123rf.com)

¿Qué es un inflador de pelotas y cuál es su función?

Conocido también como bomba de aire, hinchador o bombín, el inflador de pelotas es una máquina que varía la densidad del fluido al cambiar la presión del mismo. Suelen ser pequeños y en general se accionan manualmente, aunque hay modelos que funcionan con un motor. A estos últimos se les llama compresores.

La función de los infladores es introducir el aire de la atmósfera en el interior de una cavidad, en este caso dentro de las pelotas. Los manuales usan un mecanismo de inflado a dos tiempos, con un pistón fijo controlado por las manos. Las bombas eléctricas funcionan con un compresor de aire interno.

¿Cuáles son los tipos de inflador de pelotas?

Hay dos tipos de aparatos para inflar pelotas. Están los que se accionan de forma manual y los que utilizan la energía eléctrica para su funcionamiento. No cabe duda de que con el primero necesitaremos hacer un mayor esfuerzo. Eso ayuda a cuidar nuestra forma física, aunque no hay que ilusionarse, que su uso tampoco va a convertir nuestro brazo en el de Rafa Nadal.

  • Manuales: Son los más populares. Cumplen con su función, siempre que la tarea no sea demasiado exigente. Su precio es muy accesible, lo que no impide que estén fabricados con materiales resistentes.
  • Eléctricos: Tienen una mayor calidad y versatilidad. Suelen realizar todas las funciones de forma automática. Algunos modelos compactos permiten su cómodo traslado para uso en exteriores.

El inflador de pelotas es una máquina que varía la densidad del fluido al cambiar la presión del mismo. (Fuente: Mcleod: V_ZXb2f8oJQ/ Unsplash.com)

¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de los infladores de pelotas eléctricos y manuales?

Hemos visto que los infladores de pelotas pueden ser de dos tipos: manuales y eléctricos. Cualquiera de las dos variantes es una buena elección, aunque el uso que vayamos a darle será el que dictamine cuál resultará mejor para nuestras necesidades. Veamos algunas de las ventajas e inconvenientes de optar por uno u otro tipo de inflador:

Tipo Ventajas Inconvenientes
Manuales El sistema dual de inflado permite introducir aire al tirar y al empujar la manija.

Son ligeros y fáciles de transportar por su pequeño tamaño.

Su precio es más barato.

Tras varios intervalos hay que ir comprobando el nivel de presión.

Requieren de la realización de un esfuerzo físico.

Resultan menos operativos cuando hay que inflar gran cantidad de pelotas.

Eléctricos Pueden tener la función de preestablecer la presión de varios tipos de balones.

Una vez que llegan a la presión indicada se paran de forma automática.

No es necesaria la actividad física ni la comprobación constante del nivel de presión.

Aunque hay modelos compactos, los de mayor eficiencia son más grandes y pesados.

Producen ruido mientras están en funcionamiento.

Suponen un mayor gasto económico inicial y luego por el uso de energía eléctrica.

¿Es necesario un manómetro para medir la presión?

La mayoría de los infladores eléctricos cuentan con un sistema que mide la presión de la pelota. Podemos establecerla antes de inflar y se para automáticamente al alcanzar esa medida. En el caso de los infladores manuales, somos nosotros los que debemos ir comprobando si la pelota está en su punto correcto de aire.

Como es lógico, esta forma de comprobación no resulta exacta, pero sí suficiente para utilizar la pelota sin ningún tipo de problema. En caso de quieras o necesites que el nivel de presión sea más preciso, puedes adquirir un manómetro.

¿Cómo se utiliza un inflador de pelotas manual?

En los infladores manuales tenemos que estar pendientes de la correcta colocación de la aguja y su perfecta introducción en la válvula de la pelota. Es el requisito fundamental para que el inflado se lleve a cabo correctamente. Estos son los pasos a seguir para inflar una pelota de forma manual:

  • Introducir la aguja en la válvula de la pelota.
  • Empujar el émbolo de forma repetida y constante.
  • Comprobar si el nivel de presión es el adecuado. En caso de exceso, provocar la salida del aire sobrante.
  • Una vez obtenido el inflado correcto, retirar la aguja de la válvula. ¡Y a jugar!

Los infladores de pelotas pueden ser de dos tipos: manuales y eléctricos. (Fuente: Bustil: 2QwMsZ1TIdI/ Unsplash.com)

¿Cómo usar un inflador de pelotas eléctrico?

El uso de un inflador eléctrico no es tan sencillo como el de un hinchador manual, pero tampoco ofrece demasiadas complicaciones. Estos aparatos reciben el nombre de compresores de aire y funcionan mediante baterías que debemos cargar con corriente eléctrica. Estos son los pasos a seguir para su utilización:

  • Enciende el compresor y selecciona en la pantalla la presión exacta de la pelota que quieres inflar.
  • Aplica la boquilla a la válvula de la pelota.
  • Si el inflador es automático, se parará al alcanzar la presión fijada. De lo contrario, tendrás que estar pendiente para detenerlo cuando sea necesario.
  • Si te has excedido debes eliminar presión. Una vez finalizada la operación, retira la boquilla y apaga el compresor.

¿Qué importancia tienen las agujas y las válvulas?

Las agujas y las válvulas son accesorios necesarios para poder llevar a cabo el inflado de las pelotas. Vienen en un pack junto al inflador, aunque también se pueden comprar de forma individual. A veces como recambio, pero otras como nuevas opciones para poder adaptar el hinchador a varios tipos de pelotas o incluso a otros objetos.

Generalmente, estas agujas están fabricadas en materiales resistentes y duraderos, como el acero inoxidable. En cuanto a las válvulas, suelen estar construidas en latón con acabado cromado, lo que les dota de una gran capacidad para resistir la corrosión. Se utilizan, sobre todo, para inflar balones de fútbol y baloncesto.

Criterios de compra

A continuación, te explicaremos algunos criterios que debes tener en cuenta antes de decidirte por un modelo concreto de inflador. Es importante que no te quedes con las necesidades del momento y pienses que un producto mejor te puede servir en el futuro para llenar de aire otros objetos. Incluso para que sea más cómodo si quieres usarlo en actividades en el exterior.

Versatilidad

Si necesitas tan solo inflar la pelota para jugar a alguno de tus deportes favoritos, no debes complicarte mucho a la hora de comprar un inflador. Pero si le vas dar otro tipo de uso, como inflar ruedas de bicicletas o colchonetas para la playa, te conviene apostar por un modelo más versátil.

Podrás encontrar variantes que disponen de agujas o boquillas para inflar varios tipos de objetos. Estos infladores son de gran utilidad, tanto para un uso doméstico como para salidas al exterior. Por ejemplo, resultan ideales si te vas de camping o pasas el día en la playa o en la montaña.

La mayoría de los modelos de infladores eléctricos cuentan con un sistema que mide la presión de la pelota. (Fuente: Anetlanda: 59717495/ 123rf.com)

Capacidad

Los infladores manuales tienen limitaciones. Podemos inflar pelotas, colchonetas y no mucho más. En cuanto a los modelos eléctricos, debes prestar atención a su capacidad. Es la forma de saber qué puedes inflar con ellos y con qué presión, dado que estos aparatos pueden realizar tareas de mayor exigencia, como inflar las ruedas del coche.

Tamaño

Siempre es bueno tener un modelo de inflador pequeño, ya que ocupa menos espacio de almacenamiento. Pero este aspecto cobra aún mayor relevancia cuando queremos transportarlo para realizar nuestras actividades en el exterior. Ya sea durante un partido, en un camping o en la playa.

Encontramos infladores casi de bolsillo, muy pequeños y ligeros, pero fabricados con un material resistente que permite su durabilidad. También en algunos modelos eléctricos que son compactos disponemos de estas ventajas, aunque necesitaremos algo un poquito más espacioso que un bolsillo para transportarlos.

En los infladores manuales tenemos que estar pendientes de la correcta colocación de la aguja y su perfecta introducción en la válvula de la pelota. (Fuente: Elias: j32YnXg_TQQ/ Unsplash.com)

Tecnología

En los infladores eléctricos podemos encontrar, en la mayoría de los modelos, pantallas LCD (cristal líquido). Algunos también disponen de luces LCD (fuente de luz constituida por un material semiconductor dotado de dos terminales), lo que ayuda en situaciones de uso nocturno. También hay variantes que vienen con cable USB para cargar la batería, aunque lo más habitual es un adaptador.

Hay variantes que vienen con cable USB para cargar la batería.

Los infladores manuales pueden contar con la función dual de hinchado, que permite inflar la pelota tanto al empujar el émbolo como al tirar de él. También se encuentran modelos con goma antideslizante en la empuñadura, que facilitan el agarre y hacen más sencilla la maniobra de movimiento del pistón.

Alimentación

En los infladores eléctricos es fundamental la alimentación. Por lo general, disponen de baterías que permiten su uso tras realizar la carga en la red eléctrica. Esta se puede hacer mediante adaptadores, aunque hay algunos modelos que también funcionan con la batería del coche. Solo debes conectar el compresor al encendedor del auto.

En los infladores eléctricos podemos encontrar, en la mayor parte de los modelos, pantallas LCD (cristal líquido). (Fuente: Collins: frwjQI72RvU/ Unsplash.com)

Accesorios

Según el modelo de inflador, encontramos más a o menos accesorios. Si pretendemos darle un buen uso y que nos ayude con varios tipos de pelotas, incluso con otros objetos, lo recomendable es un producto con el mayor número de piezas posible. Fundamentalmente, distintos tipos de agujas para poder inflar nuestras pelotas de fútbol, baloncesto, voleibol o fútbol americano.

Lo recomendable es un producto con el mayor número de piezas posible.

Además, nos serán de ayuda otros accesorios como boquillas o válvulas, que permitirán utilizar el inflador para hinchar juguetes o colchonetas. También es muy importante la manguera. Tiene que ser flexible y de un material resistente. El manómetro es una opción interesante, aunque prescindible.

Resumen

Todas las casas deberían contar con un inflador, ya sea manual o eléctrico. Lo ideal es un modelo de buena calidad y dotado de accesorios que nos permita hinchar todo tipo de pelotas, pero también otros objetos. Por ejemplo, juguetes, colchonetas, ruedas de bicicletas y hasta neumáticos de coches.

En esta guía hemos visto que es fácil adquirir un inflador, ya que la mayoría de los modelos cumplen con las exigencias que cualquier usuario puede tener. No obstante, tratamos de ayudarte para que tu compra sea más certera. Ahora depende de ti decidir qué producto te conviene más. No tenemos duda de que conseguirás el modelo perfecto para ti.

Si te ha gustado este artículo sobre los infladores de pelotas, no olvides compartirlo con tus amigos y familiares. Si quieres, también puedes dejar un comentario y con gusto te responderemos.

(Fuente de la imagen destacada: Nobilior: 84645708/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en nosotros?

Daniela es periodista y psicóloga social, sin embargo, ha sabido llevar su carrera a la par de sus deberes como madre de familia. Su principal hobby es la lectura; para ella es mundo de las palabras es, sin duda, su lugar favorito, aunque también en su tiempo libre disfruta del yoga. Ha escrito artículos periodísticos sobre actualidad política y cultural.