Última actualización: 05/11/2021

Nuestro método

17Productos analizados

14Horas invertidas

3Estudios evaluados

55Comentarios recaudados

Empieza el verano y las barcas inflables son el deseo de muchas personas que quieren disfrutar del agua con su familia, amigos o en pareja. Son ideales para la playa, excursiones al lago o aventuras en el río. La mayoría piensa que comprar una lancha o bote inflable es sencillo, pero deben tenerse en cuenta varias características.

En este artículo, conocerás los tipos de balsas inflables que existen y todas las respuestas a las dudas más frecuentes. Además, te ayudará a decidir cuál es la embarcación que más se ajusta a tus necesidades para que tomes la decisión correcta sin arrepentirte. Si este verano quieres ser el rey de las barcas inflables, ¡sigue leyendo!




Lo más importante

  • Las lanchas inflables tienen grandes ventajas frente a los barcos de casco rígido. Estas se pueden plegar para guardarlas o transportarlas y son muy manejables. Tienen una enorme flotabilidad, estabilidad y alta resistencia a golpes y pinchazos.
  • Las más vendidas son las neumáticas con suelos que se doblan para guardarlas. Y las semirrígidas, más potentes, con suelos duros que no se pueden desmontar. Los flotadores pueden desinflarse en ambas, y son supercómodas de guardar. Pueden meterse dentro del coche o en la barca.
  • Estos botes son aptos para cualquier persona aunque no tenga experiencia en barcos. Su mantenimiento y posibles daños a arreglar son muy sencillos. Unas ya ofrecen, y a otras puedes añadirles todas las prestaciones de un barco más potente, pero sin los inconvenientes del mismo.

Las mejores lanchas inflables del mercado: nuestras recomendaciones

Antes de embarcarse a comprar un bote, es vital investigar un poco sobre los tipos disponibles en el mercado. En este apartado, te ahorramos el trabajo y recopilamos las mejores barcas económicas y de calidad suficiente como para utilizarlas para casi todo tipo de actividades. Nos centramos en las neumáticas plegables porque son las más cómodas de transportar.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre lanchas inflables

En la actualidad, las embarcaciones inflables han ganado terreno sobre los barcos rígidos de fibra. Esto se debe sobre todo a las mejoras de estos botes en cuanto a resistencia, flotabilidad y comodidad, entre otras ventajas. Las actividades náuticas o de recreo han dejado de ser solo para profesionales, pero es importante conocer algunos temas técnicos.

barca en rio

Las barcas, lanchas o botes inflables se dividen principalmente en neumáticas y semirrígidas, y ambas tienen tubos de aire. (Fuente: ammit: 22181640/ 123rf)

¿Qué tipos de lancha inflable existen?

Las barcas, lanchas o botes inflables se dividen principalmente en neumáticas y semirrígidas, y ambas tienen tubos de aire. Si lo que queremos es una barca fácil de manejar y transportar para uso de recreo o incluso pesca, lo mejor es la neumática.

En cambio, si deseamos embarcarnos mar adentro o realizar travesías más largas, necesitaremos una semirrígida más potente. Veamos en detalle sus diferencias.

Neumáticas Semirrígidas
Suelo flexible o de tablas de aluminio o contrachapado si son más grandes. El suelo es un casco de fibra de vidrio rígido.
Se pueden doblar totalmente para guardarlas y transportarlas dentro del coche. Debido a su casco, no se pueden plegar, así que deben transportarse en la barca o el remolque.
Son estables aunque no aguantan gran cantidad de carga. Gran estabilidad y capacidad de carga.
Llevan un motor fueraborda que se maneja de forma manual y fácilmente. Normalmente tienen un control de mandos dentro del barco.
Son ideales para las costas y visitar calas. Son válidas para navegar mar adentro.
Solo necesitará un seguro en caso de que se utilice como embarcación auxiliar a otro barco. Necesita la documentación de recreo, matrícula, seguro, título e inspecciones ITB.

¿Qué ventajas tienen las barcas inflables sobre otras barcas?

Las ventajas que tienen las barcas inflables que se venden en la actualidad superan a las de otro tipo de embarcaciones como las típicas enteras de fibra. Un claro ejemplo es que las segundas ocupan mucho espacio y no pueden ser comprimidas como las inflables. Estas poseen, además, tubos de aire que las hacen más resistentes y estables. Veamos qué otras ventajas tienen.

Ventajas
  • Fácil de transportar.
  • No quita demasiado espacio.
  • Tienen mayor flotabilidad y aguantan más peso.
  • Mayor maniobrabilidad.
  • Resiste mejor los golpes.
  • Gran estabilidad y apenas se balancea.
Desventajas
  • Menor vida útil que las embarcaciones rígidas.

¿Cuál es el mantenimiento de una lancha inflable?

Deben limpiarse después de cada salida con agua dulce tanto flotadores como quillas, suelo desmontable, y demás partes. Lo mejor es usar productos específicos o jabones. El ecosistema marino y el sol deterioran las embarcaciones.

Por ello, no se aconseja dejarlas en el amarre por tiempos prolongados, sino guardarlas en zonas secas y cerradas o tapadas con lonas. Si se quiere deshinchar y guardar doblada, es vital que esté seca, y no oprimir demasiado la bolsa.

Por otro lado, es importante mantener el inflado siempre a la presión que marque el fabricante.

También, revisa que no haya cortes o golpes en las válvulas, y si los hubiera, hay que corregirlos con parches. Hay que vigilar objetos puntiagudos como anzuelos o piedras, ya que pueden rayar la barca. Además, debemos revisar que los elementos de seguridad u otros se encuentren en buen estado. Nos referimos a chalecos, bengalas, remos, emisoras, sondas, y demás.

¿Cómo transportar una lancha inflable?

Si la embarcación es una neumática de tamaño pequeño, generalmente se puede meter en el interior del coche para transportarla. Solo necesitas desinflarla, doblarla correctamente y meterla en su bolsa. Recuerda hacerlo después de haberla limpiado con agua dulce y secado bien.

Para llevarla hasta el agua, si no es muy pesada puedes empujarla tú mismo. Sino, comprar una rampa que te evitará esfuerzos innecesarios. En los puertos también hay rampas, aunque suelen tener un coste por uso.

En el caso de semirrígidas, siempre puedes transportarla en la barca o en un remolque. Al subirla y bajarla de la barca, utiliza poleas o adquiere uno de los diferentes asistentes de carga que existen, como los de rotación lateral. Para llevarla hasta el agua, si no usas remolque, la solución son los carriles.

Según la normativa de circulación, la barca no puede sobresalir por los laterales del coche. Y puede hacerlo por la parte posterior hasta un 15% de la longitud del coche. Coloca la placa reflectante roja y blanca en la carga saliente.

¿Cómo arreglar un pinchazo en una lancha inflable?

Primero, para detectar el pinchazo mezclaremos agua y jabón, y con la mano o con un spray lo aplicaremos por todos los inflables de la lancha. Donde aparezcan burbujas, estará el pinchazo. Después, pegaremos algún tipo de cinta alrededor del pinchazo.

Así, cuando pongamos el pegamento, este se quedará solo en la grieta y no manchará el resto del flotador.

Si la barca es de PVC, será suficiente con limpiar la rotura con un disolvente específico. Si es de neopreno, hay que lijar un poco antes hasta que pierda brillo, con cuidado de no propasarse. Después de lijar y limpiar, aplicamos pegamento tanto en el parche que vamos a colocar como en el pinchazo.

Es importante elegir el tipo de pegamento según el material de la lancha. Unimos las dos partes y nos ayudaremos con una espátula o rodillo para alisarlo y que no queden burbujas. El parche debe cubrir, además de la raja, unos dos centímetros alrededor. Ya solo queda comprobar que el parche esté correctamente pegado y retirar la cinta.

bote en rio

La vida útil de tu lancha inflable no estará acabada tras un pinchazo. Existen kits especiales para estas situaciones. (Fuente: vitusia: 121585030/ 123rf)

¿Cómo poner una sonda en una lancha inflable?

Las sondas son esenciales para detectar la distancia de la embarcación con el fondo marino y evitar posibles choques con rocas u otros elementos. Hay soportes para colocar la sonda y el transductor.

Sin embargo, no es tan sencillo poner estos aparatos en una lancha inflable, ya que la mayoría de soportes son barras que hay que atornillar y habría que hacer agujeros. Cierto es que existen algunas marcas que venden soportes de ventosa para la sonda. Así como cintas ajustables para el transductor.

La solución más común es pegar con cola los soportes de barras a los flotadores. Tanto los de la sonda como los del transductor, de la misma forma que pegamos un parche. Después, podrás enganchar fácilmente los aparatos a los soportes.

Otra forma es colocar una tabla a modo de asiento en tu barca, y así podrás atornillar en ella la sonda. En las semirrígidas, estos aparatos pueden colocarse en el control de mandos y en el casco.

Recuerda siempre colocar el transductor en un lateral lejos de la hélice y horizontal a la superficie del agua.

Criterios de compra

No es fácil tomar una decisión sobre por cuál bote inflable decantarse. Todos ofrecen diversas prestaciones según su tamaño, material, sumergibilidad y la utilidad que se les vaya a dar. Dependiendo de todos estos criterios, te convendrán unas u otras barcas.

Tamaño y capacidad

Las diseñadas para 1 o 2 personas son las más comunes y tienen un tamaño de 200 cm de largo, 120 cm de ancho y 45 cm de alto. En las de 3 a 5 pasajeros la medida suele ser 366 x 168 x 43 cm aproximadamente. A mayor anchura de la barca, esta será más estable pero menos manejable.

Es importante mirar las indicaciones de los fabricantes, que te informan sobre el peso y la cantidad de pasajeros que puede aguantar el bote.

Ten en cuenta que si superas la cantidad de pasajeros, será más inestable y corre riesgo de hundirse. Las de 2 personas pueden aguantar unos 100 kg, las de más capacidad unos 370 kg. Y cuando hablamos de semirrígidas con motor, pueden llegar a aguantar 600 kg.

bote hinchable en agua

Los botes inflables neumáticos y semirrígidos son la opción más cómoda y tienen muchas ventajas. (Fuente: Olga Yastremska: 98351584/ 123rf)

Material

El material de los flotadores determina la durabilidad de la barca, siendo los más comunes de Hypalon neopreno y PVC. Este último es una buena opción para ocio y deportes náuticos, pero si utilizas tu barca para trabajo, lo mejor es el Hypalon.

  • El PVC tiene bastante durabilidad, es ligero, resistente a pinchazos y desgarros, y a grasas derivadas del alquitrán. Sin embargo, no tolera bien las quemaduras solares intensas ni otros elementos abrasivos.
  • El Hypalon es más grueso, resiste los rayos UVA y abrasiones, y también a los químicos. Aguanta condiciones extremas y dura por más tiempo, aunque es más caro.

Flotabilidad y estabilidad

El factor más determinante de la sumergibilidad y estabilidad de cualquier lancha es su suelo. En general, hoy en día las marcas ofrecen buena calidad en sus embarcaciones, e incluso las de suelo inflable son bastante estables y seguras. Las mejores en cuanto a flotabilidad son las siguientes:

  • Suelo de aire: Utilizan un sistema que las hace muy rígidas, estables y perfectas para recreo y poca velocidad. Lo malo es que, al ser inflables, si surge un pinchazo es más fácil que se hundan. Aunque no es muy habitual, ya que son bastante resistentes. Algunas incorporan listones inferiores plegables que las hacen más estables.
  • Suelo de aluminio rígido: Está cobrando fama, ya que tiene una gran durabilidad, resiste mejor que la mayoría de materiales, mantenerlo es rentable y son más ligeras que las de vidrio y consumen menos. Tienen absoluta flotabilidad y es muy difícil que se hundan. El principal inconveniente es que son más caras.

Uso

Los inflables de recreo son botes neumáticos muy sencillos. No son aptos para fuertes oleajes ni son rápidos en velocidad. Pero es lo que necesitas si quieres es dar paseos cortos con la familia por la costa, lagos o ríos tranquilos.

Para pescar puedes utilizar también los botes de recreo. Aunque es recomendable un suelo rígido o inflable a fuerte presión y mayor capacidad de carga.

Si vas a practicar deportes acuáticos con tu lancha, necesitas velocidad. Por ello, la mejor opción suele ser una semirrígida o una neumática con un motor potente. Mejor si son lanchas ligeras, y con suelos de aluminio. También necesitarás espacio para llevar los esquís o tablas.

Resumen

Como ves, este tipo de embarcaciones son fáciles de utilizar y conservar por cualquier persona sin amplias nociones del mundo náutico. Solo hacen falta unos conocimientos básicos para que duren por años. Son increíblemente cómodas de llevar a la playa y son a prueba de pinchazos.

En caso de que tuvieras alguna duda sobre el por qué de su gran éxito entre los usuarios, ¡seguro que te hemos convencido sobre sus ventajas! Recuerda siempre los criterios que debes tener en cuenta para no equivocarte en tu elección. ¿Será este tu verano más divertido y aventurero?

Escríbenos tus experiencias y dudas en los comentarios. Te animamos a que compartas el artículo en redes sociales si te ha parecido útil.

(Fuente de la imagen destacada: server: 87255915/ 123rf)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones