Última actualización: 16/01/2020

Nuestro método

Products

14Productos analizados
Hours

25Horas invertidas
Studies

5Estudios evaluados
Comments

63Comentarios recaudados

La llave inglesa es una de las principales herramientas que todos deberíamos tener. Este instrumento multifuncional te sacará del apuro ante cualquier avería, por lo que no puede faltar en tu equipo de trabajo. Aprieta una tuerca suelta, asegura un desagüe o ajusta una salida de agua. Por todo esto y mucho más, resulta sumamente versátil y necesaria.

Llave inglesa, llave francesa, llave sueca, llave de perro o llave de mono. Muchos son los nombres que recibe esta útil herramienta. También tiene diversos diseños, tamaños y formatos. En este artículo te vamos a explicar todo lo que necesitas saber sobre las llaves inglesas, para que puedas comprar la que mejor se adapte a tus necesidades. ¡Comenzamos!




Lo más importante

  • Cuando hablamos de llaves inglesas es importante diferenciar entre las llaves fijas y las ajustables. Las llaves ajustables disponen de diferentes aperturas que se ajustan mediante un tornillo sinfín. Las fijas, en cambio, tienen un diámetro concreto y suelen ir acompañadas de otras llaves de varios tamaños.
  • Las llaves inglesas generalmente están fabricadas en acero inoxidable. En la actualidad, muchas variantes disponen de empuñaduras de goma que las hacen más ergonómicas y cómodas. Además, la goma aísla la herramienta de la electricidad y previene accidentes.
  • El tamaño es uno de los principales criterios de compra que deberás tener en cuenta a la hora de adquirir esta herramienta. En caso de escoger un modelo fijo, lo mejor es que optes por un juego con diferentes medidas para trabajar sin problemas sobre cualquier superficie.

Las mejores llaves inglesas: nuestras recomendaciones

El mejor set de llaves inglesas

Este set de llaves inglesas de la marca Performance Tool es el más vendido y mejor valorado por los usuarios en Internet. Esto se debe a que resulta sumamente completo y versátil. En este práctico kit encontrarás 22 piezas fabricadas en acero, con pulido de cromo y vanadio. Las medidas parten de 0,63 cm (1/4″) a 2,22 cm (7/8″). Los tamaños métricos son de 9 a 19 mm.

Las mejores llaves inglesas de tamaño estándar

Este juego de llaves inglesas de la marca Apollo Tools está compuesto por 5 unidades de las medidas más comunes y utilizadas. Si precisas estas herramientas para trabajos cotidianos, encontrarás en este set los tamaños estándar que más necesitas. Las medidas parten de 0,5 cm a 0,88 cm. Están fabricadas en acero de alta calidad y resistencia. Y cuentan con garantía de por vida.

La mejor llave inglesa ajustable

Además de resultar versátil y adaptativa, esta llave inglesa ajustable de 6″ de la marca Tekton se caracteriza y destaca por su calidad y durabilidad. Está fabricada en acero de carbono forjado y tiene acabado cromado satinado, resistente a la corrosión. Su mordaza deslizante y engranaje helicoidal permiten un ajuste suave y preciso. Una opción muy práctica y funcional.

Guía de compras: Lo que debes saber de las llaves inglesas

Las llaves inglesas, al igual que los martillos o los destornilladores, son herramientas muy sencillas. Han evolucionado muy poco con el tiempo, ya que resultan tan funcionales que no necesitan grandes cambios. Para ayudarte en la elección, hemos creado una guía de compras en la que te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre estos instrumentos de trabajo.

La función principal de la llave inglesa consiste en aflojar y ajustar tuercas y tornillos. (Fuente: Anton Estrada: 118701911/ 123rf.com)

¿Qué es una llave inglesa?

Las llaves inglesas son herramientas manuales. Forman parte de un conjunto compuesto por una mordaza que se encuentra fija al cuerpo. El cuerpo de la llave suele ser el propio mango. En algunos modelos, llamados también “llaves ajustables”, la mordaza del extremo es móvil y se desplaza por un sistema de apertura y cierre de cremallera que te permite ajustar el diámetro de apertura.

La llave inglesa es una de las herramientas más simples y utilizadas. Además, también resulta muy accesible económicamente. Su función principal consiste en aflojar y ajustar tuercas y tornillos. Por otra parte, cuenta con un diseño bastante básico, compuesto por una sola pieza de metal que forma la mordaza y el cuerpo principal.

¿Qué aplicaciones tiene la llave inglesa?

Como te acabamos de explicar, la aplicación principal de una llave inglesa es la de aflojar y apretar tuercas y tornillos. Sin embargo, al ser una herramienta muy dura y resistente, también se suele usar para golpear objetos. Por ejemplo, es muy utilizada para golpear tuercas atascadas u oxidadas con el fin de soltarlas y poder aflojarlas. Tiene muchas y variadas funciones, como:

  • Fontanería
  • Cerrajería
  • Mecánica automotriz
  • Herrería
  • Mecánica ligera
  • Electricidad
  • Mantenimiento
  • Montaje de sistemas de gas
  • Montaje de aires acondicionados

Las llaves inglesas son herramientas manuales. Forman parte de un conjunto compuesto por una mordaza que se encuentra fija al cuerpo. (Fuente: Vadim Guzvha: 76340293/ 123rf.com)

¿Qué tamaños de llaves inglesas se pueden encontrar en el mercado?

Básicamente, encontrarás dos tipos de llaves inglesas: las fijas y las ajustables. Las llaves inglesas ajustables se abren y se cierran mediante un sistema de cremallera, adaptando la mordaza al diámetro deseado. Las llaves fijas, en cambio, disponen de un diámetro concreto. A menudo, estas llaves se venden en grupos, con opciones de varias medidas.

El tamaño de las llaves inglesas, por razones históricas, suele definirse en pulgadas. En la siguiente tabla, te mostramos las equivalencias entre el tamaño de las llaves en pulgadas y en centímetros:

Tamaño de las llaves en pulgadas (“) Tamaño de las llaves en centímetros (cm)
5/16 7,9
11/32 8,7
3/8 9,5
7/16 11
1/2 12

¿Qué tamaño de llave inglesa necesito?

Antes de responder a esta pregunta, vamos a ver qué pasa cuando utilizas una llave inglesa de tamaño incorrecto. Todos los mecánicos y fontaneros tienen cicatrices producidas por emplear llaves de medidas equivocadas. Esto sucede porque las llaves del tamaño incorrecto suelen resbalarse sobre el material, arañando los dedos o nudillos. En el peor de los casos se pueden partir.

Como orientación, te recomendamos una llave inglesa de 14 pulgadas para labores domésticas. Estas herramientas son ligeras, económicas y caben en cualquier lugar. Para trabajos más especializados o para labores profesionales, te aconsejamos usar una llave inglesa de 18 pulgadas. A la hora de escoger, piensa siempre en tus necesidades y, en caso de duda, elige una más grande.

¿Qué son las llaves fijas y las ajustables?

Como te hemos explicado, encontrarás estos dos tipos de llaves inglesas en el mercado. Aunque puedes trabajar con cualquiera de las dos, cada una de ellas suele emplearse para ciertas tareas concretas. Las llaves ajustables suelen ser más versátiles, debido a que nos brindan la posibilidad de regular su tamaño. Veamos los dos tipos:

  • Llaves fijas: las dos caras están separadas por una distancia determinada de fábrica que no puede modificarse. De esta forma, el elemento de sujeción a aflojar o ajustar debe adaptarse a ellas. Estas llaves solo sirven para una única medida y generalmente se comercializan en juegos que abarcan los tamaños más utilizados. Son muy útiles en trabajos donde es frecuente el uso de determinadas medidas de sujeción, por ejemplo, en talleres de bicicletas, motos o automóviles.
  • Llaves ajustables: las dos caras están separadas por una distancia que el usuario puede graduar a voluntad. Estas llaves se adaptan al elemento de sujeción que se debe aflojar o ajustar. Sirven para varias medidas. Muy útiles en trabajos donde es frecuente el uso de caños, tuberías y elementos de sujeción de tamaños diferentes.

Encontrarás dos tipos de llaves inglesas: las fijas y las ajustables.(Fuente: Thodonal: 46185067/ 123rf.com)

¿Qué tipo de llaves inglesas ajustables existen?

Dentro de las llamadas llaves ajustables, podemos encontrar cierta variedad de diseños y modelos. Aunque todas son llaves inglesas, cada uno de estos tipos está indicado para ciertos trabajos específicos. Por ejemplo, las llaves Stillson son mejores para fontanería y las inglesas para mecánica. Veamos una tabla explicativa:

Tipo de llave Diseño de mango Material Características
Llave inglesa Recto y uniforme. Acero cromado y acero inoxidable.

Recubrimiento anticorrosión.

Cremallera dentada.

Apertura de mordazas entre 13 y 85 mm.

LlaveStillson Mango recto o en ángulo (según diseño).

El mango debe escogerse siempre en función del espacio.

Acero inoxidable.

Hierro forjado.

Recubrimiento anticorrosión.

Especial para ajustar tuberías y conexiones.

Apertura de entre ¾ y 4“.

Llave de caño o llave sueca Dos mangos.

Uno de los mangos dispone de una tuerca de regulación para ajustar la mordaza.

Aleaciones de acero.

Mordazas templadas.

Acabado fosfatado antioxidación.

Apertura adaptada al tipo de caño.

Hasta 100 mm.

Llave de mono Recto y uniforme. Acero galvanizado.

Acero inoxidable.

Cremallera dentada y tornillo sinfín.

Apertura de entre 13 y 85 mm.

Cuando la llave inglesa se usa para cosas pesadas, por ejemplo para romper una tuerca o perno, o para el ajuste final, la mordaza movible debe llevar siempre la dirección de la rotación. De no ser así, la mordaza movible podría ser doblada y/o quedar floja.

¿Cómo cuido de mis llaves inglesas?

¿Cómo te sentirías si justo cuando necesitas de urgencia tu llave inglesa la encuentras oxidada e inservible? Las llaves inglesas no requieren de mucho mantenimiento, pero es necesario que prestes atención a su estado si quieres que te duren. Como cualquier herramienta manual, están fabricadas para ser muy longevas, siempre que dediques tiempo a mantenerlas.

A continuación, te explicaremos paso a paso cómo cuidar de tu llave inglesa. Parece una obviedad, pero es necesario conocer en profundidad estos pasos para que no te encuentres de pronto con una herramienta deteriorada. ¡Presta atención para que no te ocurra!

  • Limpiar tras cada uso: Tras una larga sesión de trabajo, la llave inglesa necesitará descansar y tener una buena limpieza. Si dejas que el polvo y la suciedad se acumulen en las mordazas o en el perno de ajuste durante mucho tiempo, la herramienta quedará inservible. Utiliza un paño seco o un cepillo para limpiar las partes delicadas de la llave. Asegúrate de que no quede ninguna partícula de suciedad encajada entre los dientes.
  • Utiliza lubricantes: Debes prestar especial atención a las partes no pintadas de tu herramienta. Cuando no vayas a utilizar la llave, asegúrate de mantener estas piezas convenientemente lubricadas. Cuida fundamentalmente las partes movibles de la herramienta, ya que son las más vulnerables al desgaste.
  • Evita la humedad: La humedad es el principal enemigo de la mayoría de las herramientas. Aplicar una capa de aceite a tus llaves inglesas metálicas previene la oxidación y la corrosión. Pero lo mejor que puedes hacer es mantenerlas en un lugar seco. Guárdalas dentro de una caja de herramientas.

Las llaves fijas tienen las dos caras separadas por una distancia determinada de fábrica que no puede modificarse.(Fuente: Georgerudy: 76955955/ 123rf.com)

Criterios de compra

Si has seguido nuestro artículo hasta aquí, ya deberías saber todo lo necesario sobre las llaves inglesas. Ahora ha llegado el momento de que te mencionemos los principales criterios que debes seguir para realizar la mejor compra. En esta sección te explicaremos con detalle en qué debes fijarte para comprar la mejor llave inglesa del mercado:

Tamaño

El criterio de compra más importante a la hora de comprar una llave inglesa es el tamaño. De este factor dependerá el uso que puedas darle a tu herramienta. Recuerda que dispones de llaves ajustables y fijas. Las llaves ajustables te permiten realizar diversas aperturas en función del tipo de trabajo que realices.

Tener claro el tamaño de llave que necesitas te ayudará a la hora de comprar. Por ejemplo, si necesitas una herramienta pequeña y fácil de transportar, siempre será mejor que escojas un conjunto de llaves fijas. De esta forma, podrás dejar todas las llaves que no necesites en la caja y quedarte solo con la más adecuada para cada trabajo.

Las llaves inglesas ajustables tienen sus dos caras separadas por una distancia que el usuario puede graduar a voluntad.(Fuente: Dmytro Sidelnikov: 117136147/ 123rf.com)

Mango

El mango es otro factor decisivo en la compra de una llave inglesa. De la longitud del mango dependerá la fuerza que podrás hacer. Las llaves de mono y las llaves Stillson disponen de mangos muy largos, lo que permite al operario hacer mucha más fuerza. Es por eso que se emplean en trabajos de fontanería y montajes pesados.

El tamaño del mango también dependerá en gran medida del usuario. Una persona con las manos pequeñas o finas se sentirá más cómoda con una llave inglesa corta. En cambio, las personas con las manos grandes o gruesas necesitarán una herramienta con un mango de gran longitud que les permita sujetar con firmeza.

Mordazas

Las mordazas son el alma de las llaves inglesas. Sin ellas, no serían más que un mango de acero. En el mercado existe una grandísima variedad de diseños de mordazas. Algunas herramientas tienen mordazas ajustables y reversibles, lo que significa que podrás usarlas en espacio estrechos o incómodos. Este tipo de llave es muy apreciada en fontanería.

Algunos modelos disponen de marcas láser con medidas en la mordaza, en uno o en ambos lados. Estas marcas te ayudarán a acertar rápidamente con la medida adecuada. Algunas mordazas cuentan con pequeños dientes, perfectos para mejorar la fijación. Las llaves inglesas más grandes suelen tener mordazas mucho más amplias o planas.

Las llaves inglesas no requieren de mucho mantenimiento, pero sí que debes prestar atención a su estado si quieres que te duren. (Fuente: Ivan Kruk: 83918038/ 123rf.com)

Uso

Algunas llaves inglesas están especialmente fabricadas para afrontar trabajos duros y profesionales. Estos modelos son los que se emplean en talleres mecánicos. Otras, más económicas, están diseñadas para tareas del ámbito doméstico. Como consejo, toda caja de herramientas debería disponer de llaves de entre 6 y 12 pulgadas.

Las llaves más pequeñas, por debajo de las 6 pulgadas, resultan las más usadas para tareas domésticas y de bricolaje. También son las que se emplean para trabajar en lugares de difícil acceso y espacios reducidos.

Algunos modelos, por ejemplo las llaves suecas, están diseñadas para trabajos muy concretos como la fontanería o el ajuste de tuberías.

Diseño

Las llaves inglesas, tanto las fijas como las ajustables, suelen estar fabricadas con acero forjado y acero inoxidable. Estas herramientas suelen disponer de un recubrimiento especial anticorrosión, habitualmente un galvanizado. Si lo que buscas es un recubrimiento de calidad, nuestro consejo es que apuestes por herramientas con recubrimiento de fosfato negro.

Las llaves ajustables suelen contar con mangos de goma o con pintura. Los mangos de goma ofrecen mayor seguridad a la hora de trabajar con elementos eléctricos, ya que son aislantes. La pintura, por otra parte, mejora la vida útil de la herramienta, dado que la protege contra la humedad y la corrosión. Además, tiene un factor aislante bajo.

En el mercado existe una grandísima variedad de diseños de mordazas.
(Fuente: Wavebreak Media Ltd: 36354189/ 123rf.com)

Facilidad de uso

Ajustar o arreglar una tubería puede ser un trabajo estresante. Si además tu llave inglesa no ayuda, la tarea podrá convertirse en un verdadero reto. Incluso, podrías empeorar la situación. Tienes que escoger una herramienta que te resulte cómoda de sostener y que no te provoque dolor en la mano.

Las llaves inglesas que tienen mandíbulas con dientes serrados facilitan el agarre. También te resultará mucho más cómodo trabajar con herramientas que tengan el mango aislado y recubierto de goma. Esto, además de aliviar la presión en los músculos, también previene que se te resbale y provoque algún accidente.

Resumen

Las llaves inglesas son herramientas muy simples, precisas y versátiles. Resultan un gran invento, por lo que apenas han necesitado evolucionar desde que se crearon. Con ellas podrás ajustar y aflojar tuercas y tornillos, como así también tuberías. Son el compañero ideal de todo fontanero y mecánico.

En este artículo te hemos explicado lo que necesitas saber a la hora de adquirir una llave inglesa. Siguiendo nuestros consejos no fallarás en la compra. Escoge en función del precio, pero también presta atención a ciertos criterios importantes. Por ejemplo, la longitud y los materiales del mango, las mordazas, el diseño y la comodidad de uso.

Si te ha gustado el artículo, deja un comentario o comparte con tus amigos y familiares para que ellos también encuentren las mejores llaves inglesas del mercado.

(Fuente de la imagen destacada: Seoterra: 55392706/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en nosotros?

Me dedico a la redacción de textos para diferentes páginas webs y medios electrónicos. Me encanta escribir para Internet y soy un friki del SEO y del marketing digital (me apasiona el Inbound Marketing y el marketing de contenidos). Especializado en herramientas y productos tecnológicos.
Daniela es periodista y psicóloga social, sin embargo, ha sabido llevar su carrera a la par de sus deberes como madre de familia. Su principal hobby es la lectura; para ella es mundo de las palabras es, sin duda, su lugar favorito, aunque también en su tiempo libre disfruta del yoga. Ha escrito artículos periodísticos sobre actualidad política y cultural.