Última actualización: 25/06/2021

Nuestro método

7Productos analizados

21Horas invertidas

6Estudios evaluados

30Comentarios recaudados

La mesa auxiliar es la gran desconocida dentro de la tipología de las mesas. Sin embargo, el que carezca de popularidad no significa que no tenga ninguna función. Nada más lejos de la realidad, pues este mobiliario es capaz de decorar como ningún otro. Además, por su enorme versatilidad, podemos encontrarle muchas utilidades diferentes según en qué estancia la coloquemos.

En los últimos años, hemos pasado mucho tiempo en casa. Esto nos ha llevado a valorar lo importante que es sentirse a gusto en el hogar. Las mesitas auxiliares nos ayudan a conseguir un ambiente agradable, un mayor orden y equilibrio, y una decoración exquisita.




Lo más importante

  • Una mesa auxiliar es aquella superficie que sirve de apoyo al resto del mobiliario (sofás, estanterías, mesas de escritorio). Son de un tamaño reducido y existe una gran variedad de formas y estilos.
  • Lo habitual, es que pensemos en una mesa auxiliar a los lados de los sofás. Sin embargo, esta no es más que una de sus funciones. Podemos colocarla en el cuarto de baño, en la terraza o en la cocina. Resulta casi imposible no sacarle provecho a este complemento tan funcional.
  • Algunas de ellas son plegables, tienen ruedas, cajones o revisteros. Antes de comprarla, deberemos considerar si le daremos un uso más funcional o más estético, entre otras cosas.

Las mejores mesas auxiliares del mercado: nuestras recomendaciones

Después de haber realizado una profunda investigación, aquí te presentamos los mejores modelos de mesitas auxiliares. Existe una gran variedad de alternativas, cada una de ellas con características propias que apuntan a una función u otra.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre la mesa auxiliar

El incluir una mesa auxiliar como parte de nuestro mobiliario trae consigo innumerables ventajas, tanto funcionales como estéticas. Te explicamos los diferentes usos que podemos darle dependiendo de dónde la coloquemos, y te damos algunas ideas para que puedas combinarla de la mejor manera posible. ¡No te lo pierdas!

Mesa Auxiliar

Podemos combinar perfectamente en un mismo salón una mesa de centro con una mesa auxiliar. El conjunto de la decoración se verá mucho más armonizado. (Fuente: Collov Home Desing: HmHArS-HvNw/ Unsplash.com)

¿Qué es y qué función tiene una mesa auxiliar?

La mesa auxiliar se define como aquel tipo de mesa de pequeñas dimensiones que sirve de apoyo al resto del mobiliario. Puede estar situada en cualquier estancia de la casa, compuesta de diversos materiales y presentarse de distintas formas y estilos.

Se diferencia de otros tipos de mesas que podemos tener en casa como, por ejemplo, la mesa del comedor, la del escritorio, la mesilla de noche o la mesa de centro. Respecto a su función, te afirmamos que casi no existe un límite al número de usos que le podemos dar a este preciado mobiliario.

Es habitual confundir la mesa de centro con la auxiliar. La primera de ellas es la que se sitúa, habitualmente, en el espacio entre el sofá y la televisión. La segunda, puede estar ubicada en cualquier parte de la casa. Sin embargo, hoy en día, con la gran variedad de modelos, es posible utilizar la auxiliar como una de centro sin ningún problema.

¿Vale la pena comprar una mesa auxiliar?

Esta es una pregunta que nos puede surgir cuando planteamos su compra. Sin embargo, desde aquí te podemos decir que la mesa auxiliar es el típico objeto al que siempre le darás un uso, quieras o no. Y es que, por su gran versatilidad, es imposible no sacarle algún tipo de utilidad.

Las mesas auxiliares no solo destacan por su practicidad, sino por su aporte decorativo. El equilibrio entre funcionalidad y estética está garantizado.

Suelen tener un tamaño relativamente pequeño, por lo que no estorban en casa. Además, si es por problemas de espacio, debes saber que existen algunas plegables, de manera que las podamos sacar y meter cuando necesitemos.

De igual manera, muchas de ellas incorporan ruedas en su parte inferior, con lo que podemos desplazarlas libremente por el hogar para darle un uso temporal determinado en la cocina y otro diferente en la sala de estudio.

¿Dónde puedo colocar una mesa auxiliar?

Pues te diremos que, una vez más, el límite está en nuestra imaginación. La verdad es que la mesita auxiliar puede ser ubicada en casi cualquier parte de la casa. En cada situación, vendrá acompañada de ciertos objetos y cumplirá una función u otra.
A continuación, presentamos una tabla en la que te proponemos ideas de posibles usos dependiendo del lugar:

Estancia Posibles usos
Salón A los lados del sofá, puede servirnos para colocar bebidas y evitar que se derrame sobre la tela. Colocando una lámpara, podremos alargar nuestros ratos de lectura hasta tarde. También, pueden ser útiles para guardar revistas si tienen la estructura de revistero.
Para trabajar con el ordenador desde el sofá, será mejor una mesa auxiliar con ruedas y ajustable. Conseguimos una postura más adecuada para el cuello y la espalda.
Pasillo o recibidor Poniendo un pequeño cuenco o recipiente encima, podrá servir para recoger las llaves al entrar y salir de casa.
De un punto de vista estético, colocándole un florero, jarrón o marco de fotos, haremos que la recepción de invitados sea mucho más elegante.
Cocina Podemos depositar en ella algunos objetos como especias, botellas, algún juego de tazas. Es decir, todo aquello que pueda quedar bien a la vista y que utilicemos a menudo. Nos facilita un hueco en los demás cajones.
Sala de estudio/trabajo En este caso, puede cumplir una función sumamente útil: despejar y liberar la mesa de trabajo o estudio de papeles y libros. Esto nos ayudará a concentrarnos mejor y a sentirnos más calmados al ver menos abarrotado el espacio.
De igual manera, se puede destinar para la impresora.
Dormitorio Hay quiénes las usan como mesillas de noche, aunque igualmente podemos colocarlas más alejadas de la cama. Por ejemplo para depositar libros, marcos de fotos, joyeros u otros objetos que utilicemos habitualmente.
Cuarto de baño Puede servir de apoyo a nuestras toallas, cremas y aceites esenciales. Sin duda, consigue un ambiente mucho más sofisticado y relajante.
Jardín o terraza La mesita auxiliar también se expande a los espacios abiertos. Es sumamente llamativo colocar un conjunto de macetas que den frescura, así como para ubicar el cenicero o simplemente apoyar el móvil.
Cualquier estancia En el resto de habitaciones, puede ser especialmente útil para rellenar y decorar alguna esquina que se nos haya quedado un poco muerta. Combinándola, por ejemplo, con un espejo en la parte superior y un jarrón sobre ella, pueden darle un toque totalmente renovado.

¿Qué puedo poner en una mesa auxiliar?

Tal y como hemos visto, existe infinidad de usos posibles. Lo que en ella se deposite dependerá, en gran medida, del motivo de la compra. A nivel general, aquí te presentamos una lista con posibles objetos para colocar en una mesita auxiliar:

  • Para decorar: Jarrón, florero, portavelas, pequeñas esculturas, marcos de fotos, macetas, objetos vintage.
  • Para guardar o apoyar: Libros, cuencos para llaves o dinero, revistas, peceras, teléfonos (móviles o fijos).
  • Para uso laboral/cotidiano: Lámpara de mesa, cenicero, impresora, recarga de dispositivos electrónicos.

Mesa Auxiliar

Lo nórdico compagina a la perfección el blanco, el negro y los colores pastel. Este estilo su origen en los países del norte de Europa, por eso, no es de extrañar que busque siempre la luminosidad. (Fuente: Nilov: 6707628/ Pexels.com)

¿Cómo decorar una mesa auxiliar?

La decoración de una mesa auxiliar es uno de los grandes dilemas que nos atraviesa a la hora de comprarla. No obstante, el punto inicial para su resolución es la elección del estilo decorativo de la mesa, esto en función de cuál sea el de nuestra casa.

La variedad de estilos que nos ofrecen las mesas auxiliares es muy amplia. Sin embargo, aquí te presentamos los más característicos:

  • Estilo nórdico: Se caracteriza por ser un diseño práctico y funcional, buscando siempre una gran luminosidad. Algunas mesitas auxiliares propias de este diseño serían las pintadas en color blanco o en colores pastel y con líneas puras.
  • Estilo vintage. Si lo que perseguimos es conseguir un ambiente antiguo y nostálgico del pasado, lo mejor será optar por aquellas mesitas de madera desgastada. Podemos considerar otros aspectos, como los sofás de estilo Chesterfield, estampados florales, viejas postales, casetes o vinilos.
  • Estilo industrial: Predominan los grandes ventanales, las paredes de ladrillo, mobiliario metálico y colores oscuros, emulando el estilo de vida neoyorquino. En este caso, sería ideal que nuestra mesita combinase con sillas tipo Tólix, en madera y con pequeños rasgos metálicos.
  • Estilo minimalista: Se distingue por buscar el orden, la sobriedad y huir de todo lo recargado. Por ello, la mesita auxiliar ha de ser lo más simple posible, optando por líneas rectas, con una figura clara y sencilla, y con colores como el blanco o el negro.
  • Estilo rústico: Se evidencia la fuerte dominancia de la madera en todo el mobiliario, y también en nuestra mesa auxiliar. En este sentido, podría combinarse con marcos de cuadros en madera, flores secas, cestas de mimbre o velas que aporten la calidez tan típica de este diseño.

Deberemos pensar siempre cómo encajar la mesa auxiliar en el conjunto. Pero no te agobies si aún no tienes decidido que estilo es el que va más contigo, ya que eso amerita tiempo.

Criterios de compra

Sabemos que elegir una mesa auxiliar puede llegar a ser un poco abrumador ante semejante variedad de modelos. Por ello, a continuación, te explicamos algunos de los criterios que puedes considerar para hacer la compra lo más acertada y precisa posible.

Características

Las mesas auxiliares pueden tener una estructura simple o bien presentar características intrínsecas que nos interesarán según que ocasiones. En función de qué sea lo que buscamos con ellas, deberemos priorizar:

  • Movilidad: Si la queremos desplazar de un lado a otro de la casa, necesitamos que tenga ruedas. También, si vamos a trabajar un rato con el ordenador, desde el sofá, y el resto del tiempo la queremos tener apartada.
  • Espacio: El hecho de que sea plegable es especialmente útil si tenemos problemas de espacio en nuestra casa. Así, el tiempo que no la estemos usando no ocupará lugar. Asimismo, será ideal en las reuniones con muchos invitados, en las que necesitamos un espacio adicional por un tiempo determinado. Por ejemplo, para la hora de la cena.
  • Almacenaje: Si la necesitamos para despejar otras zonas, sería adecuado que tenga cajones o estantes. En este caso, la mesita auxiliar cumple una función de mueble más completa, al poder albergar una mayor cantidad de objetos.
Aspecto prioritario Movilidad Espacio Almacenaje
Ejemplo Mesa auxiliar con ruedas Mesa auxiliar plegable blanca Mesa auxiliar con cajones
Debe incluir Ruedas. Sistema plegable. Cajones o estantes.

Uso

Es conveniente plantearnos el uso que le vamos a dar y qué objetivo buscamos. Es decir, ¿qué queremos solucionar con su compra?

  • Si la respuesta a esta pregunta es “rellenar alguna esquina vacía o aproximarme a un estilo decorativo concreto”, deberemos priorizar elementos estéticos como su forma, su color, su originalidad o su diseño.
  • Si por el contrario, la respuesta es “para liberar espacio de la mesa de escritorio, tener a mano objetos del día a día, apoyar vajillas y/o trabajar”, deberemos considerar qué características concretas nos ayudarían a conseguirlo (por ejemplo, que sea más o menos grande y que se desplace con facilidad)

Con todo, insistimos una vez más en que un objetivo no excluye al otro. Simplemente, se trata de analizar con anticipación que uso mayoritario le daremos.

Material

Existen distintos materiales para las mesas auxiliares. Los más comunes y demandados son la madera (las de aglomerado y MDF son las opciones más asequibles) y el metal, con el que nos aproximaremos a un estilo industrial.

Las mesas auxiliares de plástico representan la opción ideal si las mismas serán desplazadas o plegadas a menudo. Así como para el baño, ya que soportarán mejor la humedad.

Tamaño

Hemos de pensar que la mesita auxiliar es un complemento, por lo que su tamaño no ha de ser desproporcionado. La gran mayoría de ellas se suelen situar debajo del metro de alto. Podemos, también, considerar las que son ajustables, que nos permiten jugar con la altura.

Si se trata de tamaños más grandes, ya estaríamos hablando de otro tipo de mesas como las de escritorio, las de centro o las de comedor.

Un consejo en cuanto a la forma: las mesitas auxiliares redondeadas consiguen crear un ambiente más informal y despreocupado, mientras que las líneas más rectas y cuadradas proporcionan una mayor formalidad.

Diseño

Existen algunas mesas con diseños verdaderamente innovadores. Con esculturas, por ejemplo. Si optamos por esta alternativa, aconsejamos darle un espacio único y no situarla cerca de objetos que la puedan tapar, para que pueda capitalizarse su originalidad al máximo.

Mesa Auxiliar

Las mesas auxiliares nido resultan más llamativas para la vista. Además, nos permite aumentar la superficie para depositar objetos encima, o colocarlos debajo. (Fuente: Curtis Adams: 3773576/ Pexels.com)

Otra modalidad de diseño que nos puede interesar son las de tipo nido. Estas son 2 o 3 piezas del mismo estilo y color, pero de distinto tamaño, de manera que se juega visualmente con distintas alturas.

Resumen

Llegados a este punto, te habrás dado cuenta del papel tan importante y a menudo infravalorado de la mesa auxiliar. Se trata de un complemento que, pese a no ser considerado como importante o necesario, nos puede ser de gran utilidad en muchísimas ocasiones.

Ante tal variedad en diseño y utilidades, podríamos decir que hay una mesita auxiliar para cada uno de nosotros. Además, no deja de ser un elemento diferenciador en la decoración de nuestros hogares.

Si te ha gustado este post, te invitamos a que nos dejes un comentario o lo compartas en tus redes sociales.

(Fuente de la imagen destacada: Lisa: 1444424/ Pexels.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Evaluaciones