Última actualización: 13/01/2020

Nuestro método

13Productos analizados

29Horas invertidas

4Estudios evaluados

63Comentarios recaudados

No dudamos que el armar de poco a poco tu computadora gaming puede ser un tanto estresante, pero sin duda, muy emocionante, cuando toca elegir uno de sus componentes más relevantes. Con esto nos referimos al monitor gaming. Debido al gran número de modelos que existen hoy en día, elegir uno entre tantos, resulta ser un poco difícil. 

Un buen monitor gaming nos dejará disfrutar de forma plena cada videojuego, gracias a una buena tasa de refresco y a su latencia. Cabe decir que, los monitores gaming no solo se reducen a ser usado para este fin. Este tipo de monitores tienen la capacidad de emitir las mejores resoluciones y usados para la creación de contenido audiovisual.




Lo más importante

  • El diseño, tamaño y capacidad de resolución y latencia hacen que superen por mucho los monitores comunes, es por eso que, son tan solicitados por los jugadores de videojuegos. 
  • En la actualidad hay cuatro modelos de monitores gaming, de los cuales tres son más conocidos y los que dominan el mercado son solo dos: TN y IPS. 
  • Entre los criterios de compra que debes valorar antes de adquirir un monitor gaming son la calidad del equipo, tamaño, tasa de refresco, la resolución y la frecuencia de imagen.

Los mejores monitores gaming: nuestras recomendaciones

El monitor gaming con pantalla TN

Tiene una pantalla que mide 24 pulgadas, la cual tiene una resolución de 1920 x 1080 pp y una relación de 16:9. Además, al tener esta resolución la hace ser Full HD, con un tiempo de respuesta de 1 ms, esto hace que el efecto ghosting se vea reducido a lo máximo, y esto solo te lo ofrece debido a que es una pantalla tipo TN.

El monitor gamig con conexión FreeSyn

Es una pantalla de 27 pulgadas Full HD, con una resolución de 1920 x 1080, con un diseño curvo y conexión FreeSyn, por lo tanto, se puede adaptar a 144Hz, esto hace que el juego sea suave y logres entrar en el juego sin estar solo en una zona del monitor. Con iluminación LED, hace que tenga un sistema Eye Care, lo que reduce la fatiga ocular.

El monitor gaming de mayor tamaño

Pantalla Super UltraWide de 49 pulgadas, con una resolución de 3840 x 1080 pp. Te ofrece una velocidad de 144 Hz, la imagen de tu juego no se volverá a detener. Te brinda la mayor flexibilidad multitarea sin pausas de por medio. Te da colores puros, brillantes y reales, especialmente los rojos y verdes, en comparación con los modelos convencionales.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los monitores gaming

El adquirir un monitor gaming no es una tarea que se deba tomar a la ligera, mucho menos si eres experto o no en el tema. La mayoría de las personas creemos que todos los monitores funcionan de la misma manera que un monitor tradicional, y no podríamos estar más equivocados. Los monitores gaming han sido fabricados con las mejores características.

Este componente ha sido creado para usos extremos y para trabajar con altas exigencias, especialmente a la hora de jugar videojuegos. (Fuente: Dean Drobot:
51967645/ 123rf.com)

¿Qué son los monitores gaming?

A simple vista podríamos decir que son como cualquier otro monitor, pero no. Los monitores gaming tiene diseños llamativos y muchos fabricantes optan, incluso, por agregarles detalles como iluminación LED simple y sencillamente porque se ve bien y… ¿a quién no le dan ganas de tener uno con tal estética sobre su escritorio?

Han sido creados para uso extremo y para funcionar con altas exigencias, especialmente a la hora de jugar videojuegos. Evidentemente, son de mayor tamaño que los convencionales, ofreciéndose a partir de las 24 pulgadas hasta algunos modelos que alcanzan, incluso, las 50 pulgadas. Definitivamente son impresionantes.

¿Cuántos tipos de pantallas se aplican a los monitores gaming?

Como lo mencionamos anteriormente, existen tres tipos de pantallas. Estas pantallas tienen sus propias características que van a influir directamente en la experiencia de juego. Estas son pantallas tipo TN, IPS y VA. Los más utilizados, sin embargo, son los TN y los IPS, pudiendo encontrar en algunas ocasiones monitores VA. A continuación, los mencionamos a detalle.

TN (Twisted Nematic). Ofrece una reproducción de colores reducida y, dependiendo del ángulo en que te encuentres es como se verá la imagen, lo ideal es que siempre estés de forma frontal al monitor. En pocas palabras, los colores son más borrosos si los comparamos con las pantallas IPS y los VA. 

Algo que tienen a favor las pantallas tipo TN es su tiempo de respuesta, la cual es más rápida que el de los demás. Responde en tan solo 1 ms gris a gris (GtG por sus siglas en inglés). Básicamente, un píxel necesita solo 1 ms para cambiar de una sombra a otra. Por esta razón, los gamers más competitivos se inclinan por este tipo de pantalla.

VA (Vertical Alignment). Su relación de contraste le permite producir negros profundos. Estos te dan detalles más vívidos en las sombras de la imagen y una mejor relación general entre los colores más oscuros y más brillantes. Lo malo es que, no tienen un buen rendimiento en el tiempo de respuesta. 

El bajo rendimiento de respuesta se conoce como ghosting. La mayoría de los jugadores lo toleran, pues logras obtener negros muy profundos. Pero hay otros jugadores más competitivos y suelen tener un ritmo más rápido de juego, en este caso es mejor evitar las pantallas VA. Además, las pantallas VA poseen amplios ángulos de visión de hasta 178°.

IPS (In-Plane Switching). Ofrecen colores más precisos y consistentes, pero sin un contraste tan alto como las pantallas VA. Tienen mejores ángulos de visión, por lo que podrás ver la imagen desde cualquier lugar de la pantalla. Su tiempo de respuesta es moderado, no tan rápido como las TN, pero no tan bajo como las VA.

Son considerados como las pantallas de mayor compatibilidad con las distintas plataformas que existen. Uno de los principales inconvenientes es el brillo que emiten, es un problema muy común en este tipo de pantallas. Básicamente, a medida que el exceso de luz pasa a través de la pantalla, hay un brillo aparente en las esquinas de la pantalla.

En base a las definiciones y características propias de cada tipo de pantalla, podemos sacar algunas diferencias principales entre cada uno de ellos.(Fuente: Jakobowens:mQxttWjHFjA /unsplash .com)

¿Qué tipo de pantalla me conviene más?

Esto dependerá en gran medida del uso que piensas darle al monitor. En ese sentido, si lo quieres únicamente para jugar, te conviene más una pantalla TN, ya que te ofrece tiempos de respuesta de hasta 1ms. Además, estas pantallas tienden a ser de menor costo, ya que son más baratas de fabricar. ¿La desventaja? Desde algunos ángulos, los colores no se ven bien.

Ahora bien, si piensas darle un uso profesional como el de editar o crear contenido de imagen y vídeo, te conviene mucho más una pantalla IPS, ya que estas tienen mayor resolución y colores más vivos. Esta condición te permite visualizar muchos más detalles en la pantalla. Y, si quieres usarla normalmente, una pantalla VA es más que suficiente.

¿Qué diferencias existen entre los pantallas TN, VA e IPS?

Para poder definir las diferencias entre estos tipos de pantallas es conveniente enfocarse en sus definiciones y características. De esta forma, se vuelve posible saber qué pantalla te puede convenir más según las especificaciones que busques o las necesidades que tengas. En la siguiente tabla hacemos una breve comparación.

TN VA IPS
Tiempo de respuesta Rápido: 1 ms Lento: 5 ms Moderado: 3 a 5 ms
Ángulos de visualización Solo frontal al monitor Mejores que TN, pero sin superar las opciones IPS Desde cualquier ángulo
Calidad de colores Menor Moderada Alta
Precio Más económicos Económicos a moderados Alto
Ideal para: Jugar Uso normal o de oficina Uso profesional (creación/edición contenido audiovisual)

¿Vale la pena comprar un monitor gaming si no tengo pensado usarlo para jugar?

Esto podría ser muy relativo, pero si no tienes pensando usar el monitor gaming para jugar y no lo piensas hacer en un futuro, es mejor que no inviertas tu dinero en uno de estos monitores. Causalmente, este tipo de monitores tiene un costo elevado, si lo comparamos con un monitor común. Gastarás mucho dinero y no podrás sacarle su máximo provecho. 

En cambio, si te van a dedicar a la creación de contenido o edición de fotografía y vídeo, te va a convenir el adquirir uno de estos monitores. La alta resolución y la calidad de imagen que proveen te serán de gran utilidad, ya que podrás tener mayor cantidad de información en pantalla. Este aspecto es indispensable en las ocupaciones referidas.

¿Es necesario comprar un monitor gaming para jugar si ya tengo un monitor común?

Evidentemente, sí. Los monitores tradicionales no fueron creados para brindarte una experiencia de juego óptima, ya que su uso se limita a tareas cotidianas poco exigentes. Con esto nos referimos a que los monitores comunes carecen de prestaciones como altas resoluciones o tasas de refresco cortas; ambas necesarias para el mundo gaming.

Tampoco te ofrecen grandes tiempos de respuesta y mucho menos incorporan tecnologías que doten al monitor de altas latencias. Lo que pasará si usas uno de estos para jugar es que verás muy borroso (ghosting) o verás secuencias de imágenes sin fluidez, creando un efecto como si la imagen se cortara (lag).

Si eres un jugador ávido o pretendes iniciarte en este mundo, no deberías tomarte a la ligera la elección de un monitor gaming.(Fuente: Abdulbaire: q0HdSgdNBNM /unsplash .com)

¿Cuáles son las diferencias de un monitor gaming frente a un monitor común?

Si hablamos de la estética, los monitores gaming solo tienen diseños más llamativos. Sin embargo, ya que el uso primario de un monitor gaming es tener una imagen de manera más rápida, las principales diferencias tendrán que ver justo con la latencia y frecuencia de las imágenes bajo usos exigentes. En la siguiente tabla te decimos de forma sencilla estas diferencias.

Criterios Monitor gaming Monitor común
Tiempos de respuesta“> Son más cortos. Son más largos.
Tasa de refresco“> Son más altas. Son más bajas.
Calidad de imagen“> Normalmente, mejor calidad de imagen. Capaces de reproducir mayor porcentaje de gama de colores. Menor calidad de imagen y menor porcentaje de gama de colores.
Extras“> Generalmente, incluyen tecnologías adicionales. No suelen incorporar tecnologías adicionales.

Criterios de compra

Para poder elegir el mejor monitor de cualquier tipo, pensamos de forma automática en ciertos criterios de compra, como el tamaño, el tipo de imagen o resolución que son capaces de emitir. Con los monitores gaming debemos ver más allá de estos aspectos. Por ello, en esta sección te decimos los criterios que mayor incidencia tendrán en el funcionamiento de tu equipo.

Tipo de pantalla

El tipo de pantalla definirá qué monitor gaming vas a elegir. Ten en cuenta que el tipo de pantalla es la génesis de la cual surgen o se derivan consecuencias y, más aún, la que permite que los monitores tengan prestaciones o características determinadas. El tipo de pantalla deberá ir acorde al tipo de uso que quieras darle.

Podemos encontrar tres tipos de pantallas que llevan los monitores gaming. Las pantallas TN, VA e IPS. En conclusión, nosotros creemos que la pantalla TN es la que te ofrece una mejor relación calidad-precio, ya que, a pesar de no tener la mejor calidad de imagen, ofrece el mejor rendimiento, que es lo que al final buscas como gamer.

Cuanto mayor sea la frecuencia de actualización, más sensibles serán las imágenes en tus juegos. (Fuente: Dan Grytsku: 99422306/ 123rf.com)

Tasa de refresco

Hoy en día, los monitores ofrecen tasas de refresco de 60 Hz, 75 Hz, 100 Hz, 120 Hz, 144 Hz e, incluso, 240 Hz. La mayoría de los monitores de hoy son de 60 Hz. El 60 Hz o cualquier otra, es la frecuencia de actualización del monitor. 60 Hz significa que tu monitor actualizará la pantalla una vez cada 16.7 milisegundos.

Entonces una pantalla con una tasa de refresco de 120 Hz actualizara la imagen dos veces más rápido, es decir, en 8.33 ms. Cuanto mayor sea la frecuencia de actualización, más sensibles serán las imágenes en tus juegos. Esto es particularmente notable en los juegos de acción donde hay mucho movimiento en la pantalla y la imagen se convierte en un factor importante.

Retraso de entrada (input lag)

Este criterio es muy relevante, ya que se trata de un punto muy sensible en cuanto al tiempo, aún más si hablamos de los juegos FPS, MOBA, lucha o RTS. El input lag, en términos generales, es el lapso de tiempo que se da desde que presionas un botón en el teclado, o haces clic con el ratón, hasta que se ve el resultado en la pantalla. Se mide en milisegundos (ms).

No es habitual que este criterio se incluya en la información del producto, por lo cual la única manera de saber es buscando este dato en foros. En general, la comunidad gamer acepta que el input lag sea de máximo 30 ms, ya que sostienen que no se percibe. Además, la mayoría de los monitores gaming tiene un input lag de 10 ms o menos.

Tiempo de respuesta

Debemos tener claro que este criterio no es lo mismo a input lag. El tiempo de respuesta es la rapidez con la que los píxeles pasan de blanco (activo) a negro (inactivo) y, de nuevo, a completamente activo. También suele indicarse como gris a gris o «GTG» o «G2G». Cuanto menor sea el valor de ms, mejor será la capacidad de respuesta.

Ten presente que, si mayor es el tiempo de respuesta, es probable que se vean imágenes ghosting, manchas o que las mismas se desenfoquen. El tiempo de respuesta en píxeles se refiere a la rapidez con la que un monitor puede hacer la transición de una imagen a la siguiente una vez que haya recibido la información para la nueva imagen.

Además, el tiempo de respuesta va a depender de forma directa del tipo de pantalla que esté integrada en el monitor gaming. Si acostumbras a jugar juegos altamente competitivos, no tienes otra opción más que el TN, ya que ofrece apenas 1 ms de tiempo de respuesta. Si juegas a otros títulos no tan competitivos, de 3 ms a 5 ms te serán más que suficientes.

Tamaño

Una forma de medir el monitor es por medio de pulgadas. El tamaño no define el rendimiento del monitor. Si estás jugando juegos en una pantalla de 15 pulgadas con una resolución de 1920 × 1080, o en un monitor de 29 pulgadas con la misma resolución, la calidad de visualización será, básicamente, la misma.

Más bien, este criterio va de acuerdo al gusto de cada quien, ya que las dimensiones sí pueden influir en la experiencia personal o inmersiva de juego. Sin embargo, la mayoría de los jugadores profesionales usan monitores de entre 23 y 27 pulgadas. También debes tener en cuenta que, cuanto más grande sea el monitor, más alejado de él tendrás que estar.

Resolución y relación dimensional

Al elegir el tipo de resolución del monitor dependerá del sistema de juego que tengas o juegues. Sin embargo, necesitarás una configuración de GPU robusta para ejecutar las resoluciones más altas sin una caída en el rendimiento. Para ejecutar resoluciones más más altas que 1920 x 1080, es mejor tener una GPU con más de 4 GB de RAM. 

Ahora, en cuanto a la relación dimensional, muchos gamers coinciden en que 16:9 es lo mejor para jugar, ya que permite el FOV (campo de visión) más amplio, lo que te da una ligera ventaja sobre tus oponentes porque mostrará más del mundo del juego en los bordes de la pantalla. Nosotros recomendamos resolución 1080 px y relación dimensional de 16:9.

Un PC es una máquina electrónica que recibe y procesa datos e información con los que realizar diferentes operaciones. (Fuente: Ali Zolghadr: xT3DQ40lus4/ Unsplash.com)

Tecnologías incorporadas

Algunos monitores de juegos tienen una tecnología FreeSync de AMD o G-SYNC de NVIDIA. Ambas tecnologías brindan al monitor una frecuencia de actualización distinta que le permite cambiar la frecuencia de actualización de forma dinámica y de acuerdo con la GPU. Por lo tanto, elimina los defectos visuales como el «tartamudeo» de la pantalla.

Si quieres habilitar esta función, será necesario una tarjeta AMD compatible con FreeSync para monitores FreeSync o una tarjeta gráfica NVIDIA compatible con G-SYNC para monitores G-SYNC. Algunos monitores FreeSync son compatibles con G-SYNC y funcionarán con tarjetas compatibles NVIDIA (serie GTX 10 y serie RTS 20).

Su diferencia es que la G-SYNC tiene un módulo integrado que garantiza un amplio rango de frecuencia de actualización dinámica y reduce el input lag de la pantalla. Sin embargo, esta también aumenta significativamente el coste del monitor. FreeSync, por otro lado, no aumenta el precio del monitor, ya que se basa en un estándar libre de regalías.

Características adicionales

También pueden traer características adicionales los monitores gaming. Tal vez estas no tienen un efecto en el rendimiento del monitor, pero, sí pueden resultar útiles. Una de ellas es, por ejemplo, la capacidad de ajuste del soporte.

Este ajuste de soporte permite a la pantalla ajustarse en inclinación, altura y rotación. Otro aspecto es el de conectividad (HDMI, DVI o VGA).

Ciertos modelos de monitores agregan altavoces internos que, por lo general, son de muy mala calidad, pero que pueden ser una especie de «reserva». Otra característica que agrada a los gamers es la apariencia o diseño del monitor. Se suele incluir diseños extravagantes y acompañar los monitores de iluminación con colores fuertes.

Resumen

Si buscas un monitor que reproduzca imágenes de forma más rápida y con la menor cantidad de defectos, es decir, evitando que las imágenes se vean borrosas, pues los hechos para gamers son la opción. El público game necesita de gran rapidez y fluidez para jugar de manera competitiva para poder ahorrar tiempo.

Tal vez seas nuevo en el mundo del gaming pero has decidido adquirir un monitor gaming, verás cómo llevas tu experiencia de juego a otro nivel. Debido a que estos monitores son, básicamente, capaces de todo, no necesitas ser un gamer para que puedas disfrutarlos y beneficiarte de las prestaciones que ofrecen.

Si esta guía te ha resultado útil, puedes compartirla en tus redes sociales o gente interesada en adquirir un monitor. También, puedes dejarnos un comentario con tu opinión o preguntas, responderemos con gusto. Gracias. ¡Hasta la próxima!

(Fuente de la imagen destacada: Alexandruacea: TMkrN9QZERw/ unsplash.com)

¿Por qué puedes confiar en nosotros?

Apasionada por la mente humana se graduó de Lic. en Psicología y posteriormente se especializó en psicoanálisis. Su curiosidad por aprender la ha llevado a través de diferentes campos como la salud, el diseño, la escritura entre otros. Enamorada de la vida, disfruta el cine, conocer lugares nuevos a través de viajes y su familia que es su motivación todos los días.